DORMIR… ¡DIVINO TESORO!

Llevo toda mi vida debatiéndome entre si mi placer favorito en el universo es dormir o comer. Sinceramente, creo que jamás podré decidirme. Moriré con mi corazón dividido entre estos dos grandes regalos que la vida nos ha dado para nuestro disfrute diario.

En este mundo de estrés, de prisas, de falta de tiempo y de actividad (ultra) excesiva, lo que más falta son horas de sueño. Siempre hay trillones de cosas que hacer más importantes que dormir. Perdón, que creemos que son más importantes que dormir.

Esto va con nuestra insaciable naturaleza de humano moderno de querer hacer 48 cosas antes de irnos a la cama, posponiendo el momento de dormir las mismas veces que posponemos la alarma cuando suena a las 07.00 am del día siguiente… Momento en el nos prometemos que ese día nos iremos a la cama más temprano pero que al final, nunca se cumple.

Nuestros antepasados se dormían al caer el sol, sin lamparitas de luz artificial para leer en la cama, sin TVs en el dormitorio y por supuesto sin móviles de última generación para mirar Facebook justo antes de cerrar el ojo… ¿Te suena?

Así es el homo modernus, capaz de cargarse lo que la evolución se ha llevado años construyendo… Desde luego, no tenemos remedio.

Por suerte, la naturaleza nos sigue llevando ventaja, y nos responde con lo que nos merecemos, una sociedad con estrés y cansancio crónico con desembocadura en los ya conocidos síndromes modernos y en muchos casos, en otras enfermedades más serias.

Puedes hacer la prueba unas días con un diario e ir apuntando como te sientes, desde que te levantas hasta que te acuestas. Tus emociones, tu humor, tu estado anímico y tu estado de energía. Probablemente la mayoría de personas sientan más cansancio al despertar que al anochecer y lo que es peor, mucha gente tendrá problemas para conciliar el sueño una vez se van a la cama.

¿Te extraña? Nuestro reloj interno se encuentra con trabas desde primera hora. En lugar de una luz resplandeciente que nos avise que es de día, es un sonido estridente el que nos despierta en una oscura habitación en la que apenas podemos ver nada cuando abrimos los ojos… Curioso.

Dormir bien tiene la misma importancia que comer bien o ejercitarse, y sin embargo parece que no siempre le prestamos la atención que merece. Con algunos ajustes básicos puedes conseguir mejorar notablemente la calidad de tu sueño. Apunta.

  • FUERA DISPOSITIVOS ELÉCTRICOS: Vivimos en la era de la tecnología y eso es inevitable, pero intenta desconectar al 100% al menos 1 hora antes de irte a dormir. Tanto las luces de los dispositivos electrónicos como la emisión eléctrica son capaces de perturbar tus ciclos del sueño. Además no olvides poner tu móvil en modo avión si duermes cerca del aparato.
  • EXPONTE A LA LUZ SOLAR: Nada más levantarte, abre las ventanas y las persianas y exponte unos minutos a la luz solar. La vitamina D es esencial para la sincronización de tu ritmo circadiano (entre otras muchas cosas). Si te levantas con el tiempo justo, intenta al menos a lo largo de la mañana recibir unos minutos de sol.
  • ¿USAS DESPERTADOR?: El uso de despertador es capaz de aumentar hasta un 100% tus niveles de cortisol, así que si necesitas una alarma que te despierte, intenta al menos que sea un sonido agradable y suave que no te haga saltar de la cama con cara de mala leche…
  • NO DUERMAS CON TU ESTRÉS: Intenta irte a la cama para dormir. Me explico. Todos somos muy propensos a llevarnos a la cama las broncas con el jefe y las movidas amorosas, pero intenta dejarlas fuera del dormitorio esta noche. En su lugar regálate unos minutos de meditación en silencio, con los ojos cerrados y tomando conciencia de tu respiración.
  • DATE UNA DUCHA RELAJANTE O UN BAÑO DE SALES: Las sales de Epsom son un fabuloso método de relajación y regeneración. Son perfectas para desinflamar articulaciones y capaces de reducir de manera significativa el malestar corporal. Un baño de 20-30 minutos puede ser más que suficiente para notar cambios.
  • CENA CARBOHIDRATOS: Que nadie se asuste. Dejar una porción de carbohidratos para la cena es una idea muy recomendable si quieres mejorar la calidad de tu sueño. El carbohidrato es el macronutriente con mayor poder estimulante sobre la leptina, una de las hormonas estrella en el organismo.
  • LIMITA EL CONSUMO DE CAFÉ: Yo soy de las que se pasaría el día bebiendo café, me encanta y creo firmemente en sus beneficios si se toma de manera moderada. Lo ideal es limitarlo a la mañana para no alterar el sistema nervioso con cafeína de más.
  • REDUCE LOS ENTRENOS DE NOCHE: El ejercicio no deja de ser un tipo de estrés extra en el cuerpo. Aunque te guste entrenar de noche, sería mejor mantener unos niveles bajos de cortisol una vez entrada la tarde.
  • NO BEBER AGUA EN EXCESO: ¡Tranquilas! No os vais a deshidratar, lo prometo. La idea es que no os levantéis 10 veces a lo largo de la noche para ir al servicio y esto acabe rompiendo vuestro sueño. Si bebéis suficiente agua durante el día no hay problemas porque limitéis su ingesta a partir de las 21:00 p.m.
  • SUPLEMENTOS: Por supuesto siempre hay suplementos que pueden ayudarnos a conseguir un sueño más reparador si fuese necesario. Los más efectivos suelen ser el magnesio, la melatonina y la vitamina D tomados en dosis adecuadas en función de cada persona.

Estas son solo algunas pautas que puedes tomar en tu rutina para optimizar tu descanso. Lo importante es que le des al sueño la importancia que se merece,. No hay nada más cierto que cuando dormimos nos regeneramos nosotros y se regeneran nuestros pensamientos, y ya sabéis que somos lo que pensamos, así que más vale que mantengamos lúcida nuestra mente.

Por supuesto investiga nuevas formas de sentirte cansado al caer la noche y rebosante de energía al despertar. Experimenta nuevas maneras de mantener tu reloj interno en total estado de plenitud y así aprovecharte de los beneficios que eso tiene para tu salud.

 

Sed felices,

María

También puede interesarte...

4 comentarios

  1. Soy fiel seguidora de la vida paleo” sigo a marcos. Desde que empezó y ahora te sumó a mi lista de sensatez nutritiva. Un diez Maria¡ gracias por transmitirnos tus conocimientos.besitoosssss.te sigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *