¡SOS! TENGO SOP ¿Y AHORA QUÉ?

El día que me dijeron que tenía SOP (síndrome de ovario poliquístico) más que una sorpresa, fue un alivio. Tal cual. Llevaba años luchando contra un acné que no se iba, que solo se escondía tras la ingesta de pastillas anticonceptivas, y que en cuanto intentaba librarme de ellas, los síntomas volvían con más fuerza que nunca.

Por muy triste que parezca, ninguno de los dermatólogos que visité durante mi adolescencia supieron (o más bien no quisieron) darme solución al problema que según ellos se iría a medida que cumpliese años… JÁ. Me río yo de la vocación de algunos médicos y del interés en encontrar la causa real de los problemas de sus pacientes.

¿Qué es el SOP?

El SOP es un desajuste hormonal femenino que se identifica principalmente por la presencia de pequeños quistes en los ovarios, y que normalmente se acompaña de otros síntomas como elevados niveles de hormonas masculinas, ciclos menstruales irregulares y/o dolorosos, piel excesivamente grasa, acné, hirsutismo, libido baja, dificultad para perder peso o infertilidad entre otros.

Lo normal es que cada mujer tenga síntomas diferentes, es decir, que no todos los síntomas tienen que estar presentes cuando nos diagnostican SOP. Cada persona experimentará problemas distintos en función de su disposición genética y los síntomas variarán de una mujer a otra.

Pero ¿cuál es la causa?

El SOP es uno de los síndromes autoinmunes modernos que cada vez se manifiesta en mayor porcentaje de mujeres en edad fértil y del cual aún no se han definido causas 100% exactas.

Por suerte ya se empieza a arrojar luz sobre el tema y hay cada vez más estudios que relacionan muchos casos de SOP con problemas de resistencia a la insulina. Esto se resumen en que elevados niveles de insulina en sangre durante demasiado tiempo puede generar resistencia a la insulina, lo que hace que se eleve la producción de andrógenos y se genere el desequilibrio entre hormonas masculinas/hormonas femeninas que generará los síntomas “visibles” del SOP.

Otro tema que está en auge y que parece tener una relación muy directa con enfermedades autoinmunes y/o inflamatorias es la permeabilidad intestinal y toda la salud del sistema digestivo en general. La teoría dice que un intestino permeable tiene los poros intercelulares más separados de lo que debería y que por tanto penetran bacterias y proteínas no digeridas que pueden generar toxicidad e inflamación por activación inmune contra estas sustancias no reconocidas.

Pero por desgracia, el síndrome de ovario poliquístico es un tema multifactorial y demasiado complejo en el que queda mucho por ahondar aún.

Anticonceptivos orales y metformina

Cuando vas al ginecólogo o dermatólogo preocupada por tus síntomas y le cuentas que tus reglas son demasiado dolorosas, o que tienes un acné que no se va, o un hirsutismo que te hace incomodo salir a la calle, o que estás teniendo problemas para tener un bebé, la respuesta es fácil: medícate.

Seguramente si tienes sobrepeso, una de las cosas que te recete sea Metformina, un fármaco antidiabético que reduce los niveles de glucosa en sangre y que de manera indirecta tomará cierto control sobre tu exceso de hormonas masculina. Es un fármaco cuyos efectos secundarios se relacionan sobre todo con problemas gastrointestinales como dolores de estómago, náuseas, diarreas continuas y una lista de efectos que le hacen flaco favor a tu sistema intestinal.

Pero la joya de la corona en el caso de que te diagnostiquen SOP será la píldora anticonceptiva. La píldora está compuesta básicamente por hormonas sintéticas en altas dosis que hacen que tu ovulación desaparezca y que tus niveles de hormonas reales queden totalmente escondidos mientras las tomas.

Repite conmigo: NO TE CURA EL ACNÉ, NO TE CURA EL HIRSUTISMO. NO HACE QUE TENGAS CICLOS REGULARES. NO TE HACE MÁS FÉRTIL.

La píldora no hace que tus reglas sean regulares, básicamente, porque hace que tu regla desaparezca. Ese pequeño “sangrado” que llega cada 4 semanas es solo un sistema de compensación que las farmacéuticas han diseñado para que tú te sigas sintiendo mujer y no sientas que estás tomándote algo raro que hace que tu regla desaparezca. Pero lo siento, es así. No existe regla, no existe ovulación, no existe ciclo alguno mientras te tomes la píldora.

Tus hormonas están anuladas e hipnotizadas. Están paradas. Ni ellas se están regulando ni tus síntomas están mejorando.

La píldora no cura la resistencia a la insulina, ni te sana el intestino, más bien posee el efecto contrario si se toma por largos periodos de tiempo. Por no hablar de la larga lista de efectos secundarios que todas hemos leído en el prospecto que más bien parecía la biblia: trombos, migrañas y cefaleas, ganancia de peso, retención de líquidos, hipertensión, libido por los suelos, depresión, desánimo… Un verdadero regalo para nuestra salud hormonal, ¿verdad? 🙂

Entonces, ¿qué hago?

La pregunta del millón cuando ya nos hemos cansado de medicarnos y queremos buscar una solución REAL a nuestro problema… ¿qué narices puedo hacer?

No es fácil lidiar con el SOP, sobre todo cuando tienes síntomas visibles que te recuerdan cada día que algo no funciona bien. Pero lo importante es no perder la paciencia y no volverse loca.

El año pasado cuando decidí dejar las anticonceptivas, me pasé meses leyendo sobre el tema. Sabía que tenía que existir alguna solución a este problema tan común y tan de la era moderna. Mi maestra de yoga me dijo algo que me llevó a no cansarme de investigar:

“Tu cuerpo es un gran dominó. Cada célula está unida y relacionada. Lo que le pase a una le pasará a todas e inevitablemente saldrá a la luz de dentro hacia fuera.”

Fue el click que necesité para saber que estaba en mi mano mejorar los síntomas que llevaba años sufriendo y tapando con píldoras que no estaban sirviéndome para nada.

NOTA: Evidentemente tu primer paso SIEMPRE, debe ser asegurarte de que no existe ninguna otra enfermedad camuflada que sea la razón real de un proceso inflamatorio en tu cuerpo.

ALIMENTACIÓN

El tema mas importante pero más controvertido es el de la alimentación. Cada persona es un ser único, individual hasta las trancas e inigualable. No deberían existir dos dietas iguales porque no hay dos personas iguales, hasta ahí estamos de acuerdo. Pero si algo había en cada libro y artículo que leía eran unas pautas fijas que no variaban: retirar productos procesados (incluidos por supuestísimo tabaco y alcohol), azúcar, lácteos, gluten y granos en general.

No se andaban con chiquitas ni a medias tintas. Si quieres ver mejoría, debes de hacer una dieta de eliminación hasta dar con eso que está generándote ese malestar físico. Puede parecerte duro al principio. A mí sinceramente, no me lo pareció, más que nada porque cuando alguien tiene una necesidad, los medios se hacen pocos para lograrlo.

No me supuso ningún esfuerzo dejar el gluten, el azúcar o los lácteos. Eran productos que desde hacía años no me sentaban bien y que nutricionalmente no me aportaban nada que no pudieran aportarme otro tipo de alimentos reales. Me extiendo más sobre la dieta evolutiva aquí.

Obviamente no es tan fácil como dejar de comer esas cosas y fin del problema. Hay casos en los que aparte de esos alimentos, existen otros que hay que eliminar temporalmente para descartar posibles intolerancias o sensibilidad como legumbres, frutos secos o solanáceas. Como ya he dicho, cada caso es único.

Es un largo camino de investigación y experimentación, pero también un camino de satisfacción, bienestar y mejora. La idea es que te alimentes prácticamente al 100% de comida real, sin envases ni cajas con letras… Solo alimentos de un ingrediente.

SUPLEMENTACIÓN

Al igual que con la alimentación, es necesario probar y hacer un trabajo de investigación profundo en función de los síntomas existentes. En el caso de mi acné, he notado una increíble mejora con los siguientes suplementos:

  • Inositol + Ácido fólico: son vitaminas del grupo B que ayudan a restaurar el equilibrio hormonal y a regular los ciclos menstruales. Yo tomo el de la marca Ovusitol.
  • Agnus Castus o sauzgatillo: Es una planta medicinal usada como tratamiento de enfermedades ginecológicas y tratamientos de fertilidad. Se ha demostrado su efectividad en casos de fuertes dolores menstruales, amenorreas, fibromas y endometriosis.
  • Zinc + Magnesio: Dos minerales esenciales y necesarios para un correcto funcionamiento del sistema hormonal. Hablo de ello en profundidad aquí.
  • Cúrcuma + Pimienta: Mi combo antiinflamatorio favorito. Tengo un artículo donde me extiendo más aquí.
  • Maca: Llevo tan solo 1 mes tomándola, pero recientes estudios demuestran que es uno de los mejores suplementos naturales para desajustes hormonales, problemas de libido y dificultad para ovular.

Esta es mi selección personal de suplementos y con los que yo estoy teniendo resultados. Existe muchísima variedad en el mercado, lo importante es leer e informarse muchísimo. Te dejo aquí un estudio (en inglés) que habla sobre hierbas medicinales eficaces para tratar el SOP.

TRIO DE ASES: EJERCICIO, DESCANSO Y VITAMINA D

Por supuesto que la alimentación es la clave número uno para ver resultados y mejoras, pero este trío de ases es más que necesario para un correcto funcionamiento del sistema endocrino en general y un ambiente hormonal equilibrado.

El ejercicio es prácticamente obligatorio para mantener un buen balance de tus hormonas y las pesas son el complemento perfecto para conseguirlo. Aún así si prefieres correr, caminar, bailar o hacer aerobic, adelante. Lo importante es que te muevas, que aumentes pulsaciones y que te sientas lo más activa posible, evidentemente sin entrenar en sobreentrenamientos que puedan causar el efecto contrario al que estamos buscando.

Un buen descanso es IMPORTANTÍSIMO para el correcto funcionamiento hormonal de nuestro cuerpo. Las hormonas se resetean cuando dormimos y el organismo en general entra en estado de regeneración cuando alcanzamos niveles profundos de sueño. No duermas menos de 8 horas si tienes desajustes hormonales, de hecho te recomiendo que duermas todo lo que puedas sin remordimientos. Tengo un post sobre como mejorar tu sueño aquí.

Por desgracia el déficit de vitamina D está bastante extendido en nuestra sociedad. Trabajamos bajo techo, vamos en coche a todas partes y hacemos ejercicio en el gym… ¡Apenas tenemos tiempo para algo tan sencillo y tan barato como tomar el sol! Pasea o haz yoga al menos 20-30 minutos al sol, ahora que llega la primavera lo tienes fácil y es una manera óptima de tener buenos niveles de vitamina D para ayudar a tus hormonas a funcionar mejor.

PACIENCIA

Como dice mi madre “la paciencia es la madre de la ciencia”. Y cuanta razón tiene…

Se por experiencia lo difícil que puede ser lidiar con un “problema” como este. Y si, pongo problema entre comillas porque habrá gente que piense que tener granos o pelo en la barbilla no es ningún problema, y sinceramente estoy de acuerdo. Pero eso no quita que queramos encontrar soluciones y mejorar nuestra salud.

Lo primero es que te lo tomes con filosofía y aprendas a vivir con ello sin que te suponga ningún tipo de trauma o malestar psicológico. El SOP tiene unos síntomas que pueden agravarse en unos casos más que en otros, pero por suerte existen herramientas no invasivas como las que te cuento hoy que pueden hacerte suavizarlos y hacerte sentir mejor.

Yo por suerte no he tenido un acné grave nunca, solo persistente por zonas, pero nada grave. Uno de mis problemas era lo terrible de mis reglas. Dolorosas hasta el punto de arrebolincharme en la cama y no poder moverme, vomitar e incluso desmayarme… Y digo era porque a día de hoy no me entero de cuando me baja el periodo, apenas una molestia leve, pero nada que se compare a mis reglas de hace unos años. ¿Casualidad? Lo dudo.

Se paciente, cambia tus hábitos y espera… No desesperes, puedes tardar meses en ver mejorías, pero te aseguro que merecerá la pena. Como siempre digo, experimenta sin miedo. Yo también era reacia a probar este tipo de alimentación la primera vez que lo oí, pero a día de hoy, con mucho camino aún por recorrer y mucha mejoría por ver, puedo decir que los resultados me están haciendo alucinar y creer más que nunca en que literalmente “SOMOS LO QUE COMEMOS”.

¿Pierdes algo por intentarlo?

 

Sed felices,

María

También puede interesarte...

10 comentarios

  1. Madre mía María! 🙊te sigo en Instagram desde hace un tiempo. Siempre me ha gustado la filosofía que tienes (y, para qué mentirnos; también tienes arte para hacer fotos!!) con respecto a tu estilo de vida.

    Fue la semana pasada cuando visité el ginecólogo por primera vez y, para mi sorpresa, me diagnosticaron SOP también. No sabes el alivio que produce saber que más gente lo tiene y que es algo total y absolutamente normal, además de que está en aumento el número de mujeres que lo presentamos. Es más, yo también sufro de acné persistente y mi médica me ha recetado todos los tratamientos habidos y por haber: crema, gel, toallitas… y con todos me pasa lo mismo; se me van durante unas semanas y luego me sale acné de nuevo. Es realmente agotador.

    Tengo unas dudas; ¿has probado alguna vez el aceite de onagra como suplementación? me lo voy a comprar esta semana y quiero probarlo, pues he leído que tiene propiedades beneficiosas como regulador hormonal; así que se le puede dar una oportunidad, pero quería oír opiniones de gente que lo haya tomado primero.

    Y con respecto a tu acné, has dicho que el año pasado te dejaste las anticonceptivas, ¿ha influido esto en tu acné? Me refiero, ¿te salió más en cuanto dejaste de tomarlas o desde que llevas una vida saludable de corte paleo ya no notas tan persistente el acné?

    Y por el resto, muchas gracias por esta publicación! Quiero probar la suplementación que recomiendas; como bien has dicho, cada persona es un mundo, tiene unas necesidades distintas, pero me gusta experimentar con mi cuerpo para ver lo que mejor le va.

    Disculpa por el texto tan largo y que tengas un buen día!

    1. Hola! Si, dejarlas ha influido no solo en mi acné, sino en todo mi cuerpo, noté caída de pelo, caspa, más grasa… Dejé de tomarlas y el pico grande de efectos fue a los 3-4 meses. El efecto rebote no ha sido tan grande gracias al estilo de vida y a la alimentación que sigo. Por suerte parece que todo se va controlando poco a poco, despacio pero libre de fármacos que me estaban destrozando las hormonas.

      En cuanto al aceite de onagra, yo no lo recomiendo nunca. El omega 6 está presente en demasiados alimentos de los que consumimos hoy en día, sobre todo en carnes que no sean de pasto o ecológicas. Recomiendo infinitamente más tomar omega 3 proveniente de pescado azul, que ninguna cápsula de omega 6 como la onagra, ya que solemos consumir muchísimo menos del que necesitemos para que no solo las hormonas, sino todo nuestro cuerpo funcione correctamente.

      Un saludo y gracias por comentar!

  2. Hola María!!! acabo de empezar a leer tu blog y me encanta!!

    Quería preguntarte unas dudas que me surgen.. lo primero es que cómo te fue la “dieta” para la recuperación de la salud intestinal que cuentas en tu post de “la microbiota parte II”, hace cuanto la realizaste y si has conseguido recuperar la regla…
    Es que me estoy planteando hacerla y me gustaría saber los beneficios que has notado tanto a nivel intestinal como hormonal..

    Muchas gracias!!

    1. Hola Cristina. Actualmente estoy siguiendo el protocolo autoinmune, ya estoy en mi sexto mes, y aunque se hace un poco duro cuando llevas tanto tiempo, las mejoras en mi sistema hormonal han sido notables al cabo de los meses, han sido cambios increíbles los que he notado. Con respecto a mi regla, si, he conseguido recuperarla y sin los terribles dolores y cólicos que tenía antes. Un saludo y ánimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *