¿QUÉ COMO LOS LUNES? [Vol. 2]

¡VACACIONES! Pero que bien sientan los lunes cuando no hay que trabajar… Que tranquilidad, que paz y que felicidad levantarme sin prisas y tomándome mi tiempo para desayunar con calma, sabiendo que me esperan unos cuantos días de disfrute por delante.

Quiero aprovechar estos días para conectar un poco más conmigo misma, relajar la mente y hacer unos cuantos ejercicios de meditación que tengo pendientes para descargar la cabeza de la presión a la que nos sometemos en el día a día.

Esta semana no existe la rutina. Quiero entrenar de forma intuitiva, sin tablas, sin series, sin repeticiones. Entrenar según me vaya pidiendo el cuerpo y sin obligarme a seguir ningún tipo de entrenamiento establecido. Nada de rigidez, en ningún aspecto.

Y por supuesto, durante todos estos días voy a permitirme dormir a pierna suelta, sin despertador y sin alarmas que me saturen el oído… Sábanas enrolladas en la piernas, persianas agachadas y gato ronroneando en los pies de la cama. Eso si que es un verdadero placer adulto.

Y cómo dormir tanto da muuucha hambre, tras mi vaso de agua con limón y vinagre de manzana me he comido este pedazo de plato tirando de algunas cosicas preparadas que tenia por la nevera del fin de semana.

Ternera picada de pasto rehogada con un calabacín, unos trozos de yuca cocida y pasadas por la sartén y unas hojas de espinacas con caballa. ¿Se nota que me levanto con un hambre voraz? Creo que quien me sigue de hace tiempo sabe que para mí, el desayuno es una comida más en la que me gusta tirar de alimentos de alta densidad nutritiva para mantenerme con energía toda la mañana.

Para el almuerzo he preparado una sopa riquísima que os recomiendo mucho. Recordé que tenía en el congelador unos botes de fumet de pescado de hace algunas semanas, así que hice un refrito de puerro, cebolla, ajo, apio, zanahoria y calabaza, todo picado muy pequeñito en un buen chorro de aceite de oliva y unas hojas de laurel. Cuando estaba todo bien pochado le añadí el caldo y lo dejé hervir unos 20-25 minutos.

He acompañado la sopa con unos filetes de salmón con limón, unas chips de boniato y un puñado de espárragos verdes a la plancha. Comida de rechupete y completísima.

Para acabar el día nos apetecía algo fresco, fácil y sin complicación, así que he preparado unas gambas al ajillo y las he usado, junto a unos tacos de jamón, para rellenar unos champiñones, ¿qué te parece?

Y hasta aquí la segunda entrega de “¿Qué como los lunes?”. Como ves, son platos sencillos y totalmente aptos para el protocolo autoinmune. Espero que te sirva para coger ideas y ver lo fácil que es comer sano y rico. Y tú, ¿qué has comido hoy?

 

Sed felices,

María

También puede interesarte...

2 comentarios

    1. Está riquísimo Inma! Es súper fácil y apañado. Siempre tengo algún fumet preparado en el congelador para hacer estas cositas. Un besote y gracias por comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *