CARRILLADA AL TOQUE DULZÓN

La semana pasada por tema de trabajo me tocó visitar la casa de una señora mayor muy adorable. Del patio salía un olor celestial que me arrastró a mi infancia con una fuerza brutal, a esas tardes en la cocina de mi abuela donde ella pasaba horas cocinando mientras yo la miraba de reojo preguntándome que sería eso que olía tan bien. Al irme de la casa de esa señora no tuve más remedio que preguntarle qué estaba cociéndose en sus fogones. Ella me respondió muy contenta que eran un guiso de carrillada con mucha verdura y mucho cariño… Sin duda, ese es el verdadero ingrediente estrella de todas las abuelas, el amor que le ponen a lo que cocinan.

Ya puedes ir imaginándote el hambre con el que llegué a casa; hubiese dado lo que fuese por que ese día mi abuela también me hubiese tenido preparado una olla de un buen guiso de carrillada que me alegrase el día y la barriga. Peeeeeeeeeeeeero no. Ese día ya habíamos planeado el menú, y a pesar de que fue también un plato espléndido, yo me quedé con el antojo de un buen plato de carrillada esponjada en salsita.

Ese mismo sábado fui al mercado en busca y captura de una buena carrillada ibérica y un buen despliegue de verduras para que mi guiso oliese igual que el de aquella mujer mayor, o al menos, parecido.

Cuando llegué a casa me puse a experimentar con un poco de esto y un poco de lo otro para que ese día en el almuerzo nos chupásemos los dedos. Me apetecía darle un toque especial, así que añadí un puñado de orejones de albaricoque y vino dulce en lugar de vino blanco.

¡¡Un completo A-C-I-E-R-T-O!! El sabor era una pasada y la textura de la carrillada hizo el resto. Si quieres que te hagan la ola en casa te recomiendo muy mucho esta receta, te aseguro que es un auténtico manjar y que te va a encantar su sabor. Apunta la receta 😉

Carrillada al toque dulzón
Escribir un comentario
Imprimir
Ingredientes
  1. - 1 kg de carrillada de cerdo ibérico
  2. - 1 cebolla grande o 2 medianas
  3. - 3-4 dientes de ajo
  4. - ½ puerro
  5. - 4 zanahorias
  6. - 1 pimiento rojo
  7. - 1 tomate maduro
  8. - 5-6 orejones
  9. - 250 ml de vino dulce
  10. - 300 ml de caldo casero de verduras (o agua)
  11. - ½ vaso de aceite de oliva virgen extra (a gustos)
  12. - 1 hoja de laurel
  13. - ½ cucharadita de orégano
  14. - Pimienta de Jamaica o negra
  15. - Sal marina
Instrucciones
  1. 1. En una olla o cazuela sellar la carrillada en un fondo de aceite de oliva. Salpimentar y reservar.
  2. 2. En la misma cazuela, agregar un poco más de aceite y añadir la hoja de laurel, la cebolla, el ajo, el puerro, las zanahorias y el pimiento rojo bien troceados. Sofreír unos 20 minutos, hasta que todo esté bien pochado y con un tono dorado.
  3. 3. Añadir el tomate cortado en dados, el orégano y la mitad del caldo o agua según elección (obviamente el caldo aportará más sabor y nutrientes al guiso). Dejar a fuego medio hasta que la verdura este tierna y batir bien hasta que no queden trozos.
  4. 4. A la verdura batida incorporamos la carrillada y los orejones enteros.
  5. 5. Añadimos el vino dulce, esperamos unos minutos que reduzca y añadimos el resto de caldo o el agua. Dejar que hierva un par de minutos.
  6. 6. Si lo haces como yo en olla rápida ahora es el momento de cerrar la olla y dejarlo unos 30-40 minutos, en función de cada olla. Si lo haces en olla normal necesitarás que se cocine durante al menos 1 hora y media a fuego medio.
  7. 7. ¡A disfrutar!
Maria Lunas http://marialunas.es/

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *