CALAMARES EN SALSA RELLENOS DE TODO UN POCO

Versionar recetas tipiquísimas de las de toda la vida se está convirtiendo en todo un hobbie. Adoro pedir recetas y retocarlas en base a mi tipo de alimentación. La verdad que siempre acaban saliendo igual o más ricas que su versión original. Con un retoque allí y otro retoque allá, es realmente fácil hacer versiones más saludables que no estén cargadas de harinas o rebanadas de pan desmenuzadas.

Desde pequeña he adorado los calamares rellenos. Es cierto que siempre me ha parecido un plato muy entretenido de hacer, ya sabes, limpiar calamares, cortarlos en trocitos pequeños, rellenarlos… Pero el resultado merece tanto la pena que me gusta prepararlos de vez en cuando para darle un gustazo al paladar.

 Meterme en la cocina es una de mis mayores vías de escape. Hay días en los que meter dos trozos de brócoli en la olla me supone un esfuerzo enorme, pero hay otros en los que calzarme el delantal es totalmente necesario para acabar bien el día, evadirme y conectarme conmigo misma durante un buen rato. Esa receta es para esos días en los que la re-conexión necesita de un buen ratito 😉

Viendo las fotos de esta receta, no puedo evitar sonreír pensando en la cantidad de veces que me han dicho lo aburrido que es comer sano… ¿De verdad hay alguien que aún piensa que comer saludable es un tostón? ¿Qué es para la gente “comer sano”? Ahí reside el gran y enorme error, en no saber sacar provecho a la cantidad de materia prima que la Madre Tierra nos regala para que la exprimamos al máximo y saquemos platos como este.

Toma nota de esta delicia, y luego me cuentas lo aburrido que es comer comida real.

Calamares en salsa rellenos de todo un poco
Escribir un comentario
Imprimir
Ingredientes
  1. - 1kg de calamares
  2. - 250 gr de carne picada de cerdo/ternera o mixta
  3. - 1 huevo cocido
  4. - 40 gr de almendra laminada
  5. - 1 cebolla
  6. - 1 cabeza de ajos
  7. - 1 vasito de vino blanco
  8. - Perejil fresco
  9. - 1 hoja de laurel
  10. - Azafrán en hebra
  11. - Aceite de oliva virgen extra
  12. - Sal marina
Instrucciones
  1. 1. En primer lugar vamos a limpiar bien los calamares, quitándoles los bigotes y las aletas (apartándolos para usarlos en el relleno) y dejándolos totalmente vacíos.
  2. 2. Cortamos los bigotes y las aletas en trocitos pequeños y reservamos.
  3. 3. Para hacer el relleno: Ponemos una sartén al fuego con aceite de oliva al gusto, y cuando esté caliente añadimos 4-5 dientes de ajo bien picado, cuando estén dorados se añaden las almendras laminadas y se rehoga todo durante 3-4 minutos sin dejar de remover.
  4. 4. Luego se añade al sofrito bigotes y aletas bien picados, el huevo duro cortado en trozos, la carne picada salpimentada y el perejil. Se mezcla todo bien y se mueve durante 10-15 minutos, hasta que la carne tome color.
  5. 5. Una vez realizado el sofrito, pasamos a rellenar los calamares con ayuda de una cuchara pequeña, cerrando el calamar con un palillo de madera.
  6. 6. Para hacer la salsa: En una olla/sartén profunda ponemos aceite de oliva, cuando esté bien caliente añadimos la cebolla cortada en juliana, 4-5 dientes de ajo y una hoja de laurel. Se rehoga hasta que el sofrito esté dorado.
  7. 7. Se añaden los calamares ya rellenos, se cocinan durante unos minutos por cada lado y se añade el vino blanco y el azafrán.
  8. 8. Dejar cocinar a fuego medio durante unos 40-45 minutos.
  9. 9. Servir y disfrutar ¡ÑAM!
Notas
  1. No es necesario añadir agua en la cocción, ya que los calamares sueltan bastante. (No te asustes cuando veas toooodo lo que encogen desde que los rellenas hasta que llegan al plato…)
Maria Lunas http://marialunas.es/

Lo ideal para este plato es acompañarlo con algún puré que se mezcle con la salsa espectacular que queda al final de la cocción, en mi caso lo acompañé con puré de coliflor. Puedes acompañarlo también con un poco de arroz basmati o unas patatas al vapor y quedará un plato completísimo y realmente de-li-cio-so.

Si quieres ahorrar tiempo para la siguiente vez que los hagas, puedes añadir el doble de carne picada y otro huevo cocido, así te sobrará relleno y puedes congelarlo para la siguiente tanda.

Te animo muuuucho mucho a probarlos, ni te imaginas que bien sientan después de un buen entreno de esos que te hacen llegar a casa muertita de hambre…

 

Sed felices,

María

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *