5 RAZONES POR LAS QUE DEBERÍAS CONSUMIR CARBOHIDRATOS

La vida es un conjunto de modas, de eso no cabe duda. Vivimos en constante cambio, en continuo movimiento y movidos por las mareas que nos van llegando de un lado y de otro. No hay escapatoria. Inevitablemente estamos inmersos en un gran rebaño de extensión infinita, formando parte de una gran masa que se mueve al unísono.

Con las redes sociales éste fenómeno se ha multiplicado por 1,000,000. Cualquier chorrada se hace viral en cuestión de horas, minutos, segundos… El problema llega cuando se hacen virales cosas sustanciales capaces de dañar la salud o integridad de miles de personas, que sin conocimiento, se dejan llevar por todo lo que leen.

El tema de las dietas es un mundo aparte. La dieta de la piña, la dieta de la alcachofa o la dieta del sirope de arce, por suerte ya pasaron a la historia. Ahora entre muchas otras dietas, la que destaca por encima de todas es la dieta low-carb.

Da igual lo que trabajes, lo que entrenes y si tu ritmo de vida es frenético; si la dieta del low-carb es la que siguen todas las tías buenas de instagram, esa es la que querrán hacer las chicas que lleguen a las redes en busca del fisicazo que creen necesitar para encontrar su supuesta felicidad.

La dieta low-carb puede considerarse óptima para casos concretos como casos de obesidad, resistencia a la insulina, control de niveles de azúcar en sangre o incluso casos de salud mental. Es un tipo de dieta que, bien aplicada, puede generar muchos beneficios en las personas que la realicen de forma controlada y con un fin concreto, normalmente referido a mejoras de salud.

Pero seamos realistas, esto no es para todo el mundo. No existen dos organismos iguales y no deberían existir dos dietas iguales. Según del punto del que se parta, una dieta muy baja en hidratos de carbono puede tener mas contras que pros.

Por supuesto, hay mujeres que se sienten llenas de energía y plenas con una dieta baja en hidratos (¡OJO! Baja en hidratos no significa baja en calorías…), pero para saberlo hay que experimentar, y por supuesto, hacerlo bien, con una dieta sin carencias y con una MUY BUENA cantidad de grasas. Pero repito, hay chicas que no funcionan bien con dietas de este tipo y a pesar de ello la siguen hasta tener verdaderos problemas de salud.

No todas las dietas son para todo el mundo, así que escúchate a fondo para saber que necesitáis tu cuerpo y tú en este momento. Baraja diferentes opciones, infórmate siempre, preocúpate por leer y por conocer diferentes caminos para lograr un cuerpo sano y saludable.

Si haces una dieta low-carb y te sientes cansada, malhumorada y hambrienta, quizás no estás haciéndolo bien y necesites cambiar el enfoque hasta dar con lo que realmente te funciona a ti. Quizás necesites aumentar tu ingesta de carbohidratos y perderle el miedo a consumirlo en cantidades adecuadas.

Mis fuentes favoritas de carbohidrato: boniato, patata, plátano macho, yuca, fruta y verdura fresca de temporada.

Aquí te dejo 5 aspectos que tienes que vigilar bien si sigues una dieta muy baja en carbohidratos. Recuerda que no todo es perder grasa. Tu cuerpo es una fuente incansable de sabiduría y te avisa de muchas maneras cuando algo no va bien ¡préstale atención!

  1. METABOLISMO ESTANCADO

Es normal experimentar una pérdida de peso considerable cuando se comienza una dieta low-carb. Realmente, lo que suele pasar en la mayoría de casos, es que al comenzar una dieta baja en hidratos, se tiende a recortar las calorías más de la cuenta. Si tu metabolismo basal se encuentra en 2000 calorías, y comienzas a consumir 1400 calorias, te llevarás “X” tiempo perdiendo peso debido a esa restricción. El problema es que con el tiempo, tu cuerpo dice: ¡Ey! ¿Qué está pasando? No me da la vida para seguir currando, me pongo en huelga y dejo de funcionar al 100%

Si además de consumir pocas calorías consumes poco carbohidrato, tu metabolismo seguramente acabe volviéndose bastante ineficiente e ineficaz con el tiempo y tu meta de bajar peso o grasa no llegue jamás.

  1. PROBLEMAS TIROIDEOS

Uno de los problemas más comunes en las mujeres que llevan durante mucho tiempo una dieta demasiado baja en carbohidratos es un posible desajuste tiroideo. Con cantidades deficientes de carbohidrato la producción tiroidea desciende, traduciéndose en un importante impacto negativo en la producción de las hormonas correspondientes. Un cuerpo sano necesita glucosa en la sangre para muchos procesos. Uno de ellos es la creación de T3, la forma activa de la hormona del tiroides. Sin T3 el cuerpo no funciona correctamente, no puedes perder grasa, y la producción correcta de hormonas puede desembocar en problemas más graves como falta de líbido o infertilidad, entre otras cosas.

También puede darse el caso de que sufras un caso de hipotiroidismo subclínico con síntomas como frío constante, problemas intestinales, palidez, tristeza o fatiga. Si crees que puede ser tu caso, acude al médico para pedir las analíticas correspondientes.

  1. DESEQUILIBRIO HORMONAL

Es usual oir hablar de forma negativa como la leptina y la insulina se segregan al consumir hidratos de carbono. Pero es realmente importante saber que la leptina y la insulina son dos hormonas esenciales y responsables de asegurar que el hipotálamo mande la señal a la glándula pituitaria para la posterior producción de hormonas. Sin estas dos hormonas el cuerpo dificilmente se sentirá “alimentado” y el correcto funcionamiento de tu sistema hormonal puede verse verdaderamente jodido.

Si quieres leer un poco más sobre esto aquí tienes un post donde me extiendo un poco más.

  1. ANSIEDAD Y FALTA DE SEROTONINA

Hay personas que están mejor adaptadas al consumo de grasas y que apenas sienten necesidad de consumir carbohidratos, al igual, hay personas que llevan verdaderamente mal la baja ingesta de hidratos y que se les traduce en una fuerte ansiedad por el azúcar y los productos dulces en general. Si no consumes los carbohidratos que tu cuerpo necesita y lo castigas con dietas nefastas en contra de su voluntad, él intentará sabotearte pidiendote que lo alimentes.

Es importante tener en cuenta el factor psicológico que esto puede llegar a tener en muchas mujeres, ocasionándose en muchos casos trastornos por atracón al estar demasiado tiempo restringida y con dietas deficientes en todos los aspectos. No merece la pena caer en obsesiones solo por no saber darle al cuerpo lo que necesita.

Además está más que demostrado que los carbohidratos juegan un papel esencial en la producción de serotonina. La serotonina se encarga de hacerte sentir tranquila, feliz y de que duermas correctamente, entre otras cosas.

  1. FATIGA ADRENAL

Cortisol, arma de doble filo. El cuerpo segrega cortisol cuando se encuentra en situaciones de estrés. Es una hormona indispensable que nos avisa de los peligros que nos rodean para poder salir corriendo cuando sea necesario. Pero ¿qué pasa cuando sometemos al cuerpo a más estés de la cuenta?

Estamos preparados para dosis concretas de estrés, una dieta pobre y con poca cantidad de hidrato puede, en muchos casos, suponer un estrés continuado que acabará, como ya he comentado, en problemas de salud poco agradables.Con altos niveles de cortisol los ritmos circadianos de tu cuerpo se desajustan, se apagan, duermes mal y te levantas cansado, empiezas el día con la batería descargada y te cuesta el triple realizar las tareas cotidianas. Todo esto se traduce en pequeños cúmulos que van haciendo que tu calidad de vida se vea afectada desde toda perspectiva, capaz incluso de afectar a tu trabajo o tus relaciones personales.

Tus glándulas adrenales son capaces de regular gran parte de tu salud y tu comportamiento, un incorrecto funcionamiento de las mismas puede desembocar en problemas mentales como depresión o ansiedad, desórdenes del sueño o problemas hormonales.

ENTONCES ¿QUÉ HAGO?

Si eres de las que funciona bien con grasas altas y carbohidrato bajo o moderado, genial. Cada cuerpo es un mundo y no existe una verdad absoluta en la nutrición. Importante que no te creas todo lo que ves y que seas capaz de reconocer lo que te funciona a ti como ser único.

Si llevas una dieta low-carb y sospechas que puedes no estar haciéndolo correctamente te aconsejo que te observes y analices tu día a día, como te desenvuelves en tus tareas diarias, si te notas mas cansada de la cuenta o si no estás durmiendo de forma profunda y seguida. Si es tu caso, te recomiendo encarecidamente que aumentes tu ingesta de calorias y cantidad de carbohidratos para recuperar el correcto funcionamiento de tu cuerpo.

Lo ideal es que comiences añadiendo carbohidrato a las comidas que creas necesario, e ir aumentando la ingesta en función de como te vayas sintiendo. Quizás puedas comenzar aumentando la ingesta en las primeras comidas del día si así te sientes cómoda, o quizás prefieras aumentarlo en todas las comidas. Esto es elección individual y completamente personal.

 

Sed felices,

María

También puede interesarte...

3 comentarios

  1. Hola Maria!
    No sabes como se agradece oir gente como tu, con dos dedos de frente y fuera de modas, que dice las cosas como son…
    Me ha encantado tu post(bueno me gustan todos jaja pero este especialmente y el de la amenorrea) resulta que yo presa de la moda, presion por un buen fisico y porque yo soy muy burra he seguido dirante tres años una dieta super baja en calorias y sobre todo en carbohidratos(aun estando todo este tiempo en un peso ya bastante bajo y realizando mucho ejercicio) bueno el caso es que por la moda y pensando que no habia ptra opcion para verme bien he estado castigando y maltratando a mi cuerpo sin alimentarlo correctamente, lo que ha desembocado en una falta de energia extrema, cansancio cada dia, problemas para dormir, problemas digestivos y una amenorrea que dura ya año y medio. En el medico me han hecho mil pruebas, celiaquia,diabetes… y al final simplemente resulta que tengo que COMER!!!
    Bueno ya me he enrollado bastante pero queria contarlo por si puedo ayudar a alguien que este pasando por lo mismo y para darte las gracias y que sepas todo lo que ayudas a la gente!

    Gracias otra vez Maria! Un beso!

    1. Hola Paula, todo un alivio cuando te enteras que solo tienes que comer más verdad? Es más fácil de lo que nos hacen creer… Llevamos miles de años haciéndolo 😉 Un beso y gracias por leerme

    2. Buenas,acabo de leer este posts y me encanta la forma de explicarlo. Yo tambien tengo una amenorrea de varios años por no comer de forma correcta.
      Paula no se si es mucho preguntar pero estableciste tus hormonas?
      Gracias por todo Maria siempre aprendo contigo… besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *