TORTILLAS DE PLÁTANO MACHO CON ESTOFADO DESMECHADO Y CEBOLLA NEGRA

Me encanta cocinar. Me encanta el plátano macho. Me encanta el estofado de carne. Quería aunar todas estas cosas y ponerme a investigar alguna receta que me permitiese pasar un buen rato en la cocina junto a unos ingredientes inmejorables para nuestro cuerpo serrano.

Estofar carne es una de mis formas favoritas de cocinar. No por lo emotivo que me resulta acordarme de las tardes en casa de mi abuela mirándola pelar verduras y preparar carnes para sus guisos de la semana… Eso si que era un auténtico meal preap.

Los estofados apenas necesitan aceite si se hacen bien. Es una manera muy limpia de cocinar cualquier tipo de proteína y queda con una textura y sabor inigualable. Además si vamos variando las verduras con las que cocinamos tenemos infinidad de opciones para no aburrirnos.

El problema es la falta de tiempo y el estrés que nos persigue por las esquinas, que no nos permite ponernos el delantal y relajarnos frente a un buen guiso haciendo chup chup y ambientando toda la casa con su maravilloso olor.

Yo siempre saco tiempo para cocinar. No podría vivir solo a base de carnes y pescados a la plancha. De hecho, no es la manera más óptima para cocinar los alimentos en cuanto a nutrientes se refiere.

Además cuando cocino, lo hago en grandes cantidades para tener opción a guardar para la semana o incluso para congelar y tenerlo dividido en porciones para días en los que no me da la vida. Las carnes/pescados guisados son muy agradecidos y se conservan genial sin perder textura gracias al jugo del guiso.

Como base para esta carne se me ocurrió hacer unas tortillas de plátano macho que me saben a buñuelos de patata y que me han robado el corazón. Es una masa con tres ingredientes, facilísima de hacer, con mil posibilidades y con todo el efecto prebiótico que el plátano macho nos regala.

Como complemento añadí unas láminas de cebolla negra, que aparte de crear un contraste fabuloso con el resto de ingredientes, es una buena fuente de antioxidantes y tiene unas curiosas propiedades digestivas. En el caso de que no la encontréis, en esta receta podéis sustituirla por cubos pequeños de remolacha cocida para dar el toque dulzón.

Tortillas de plátano macho con estofado desmechado y cebolla negra
Escribir un comentario
Imprimir
Ingredientes
  1. Para el estofado
  2. - 1 ½ de lomo troceado de cerdo
  3. - 1 cebolla grande
  4. - 1 cabeza de ajo
  5. - 3 zanahorias
  6. - 50 gr de aceite de oliva virgen extra
  7. - 1 vaso de vino blanco
  8. - 2 hojas de laurel
  9. - Azafrán en hebra
  10. - 1 cucharadita de orégano
  11. - Pimienta
  12. - Sal marina
  13. Para las tortillas
  14. - 1 plátano macho verde (para 3 tortillas)
  15. - 80 ml de agua aprox. (en función del tamaño del plátano)
  16. - 10 gr de aceite de coco o de oliva virgen
  17. - Sal marina
Instrucciones
  1. 1. Para el estofado se rehoga a fuego medio el ajo, la cebolla, la zanahoria y las hojas de laurel hasta que todo tenga un tono dorado y la zanahoria comience a reblandecer. (Este proceso puede tardar de 20 a 30 minutos.)
  2. 2. Luego agregamos la carne previamente salpimentada, el orégano, el azafrán en hebra y cocinamos durante 5-10 minutos hasta que la carne esté sellada.
  3. 3. Añadimos el vino blanco y dejamos cocinar durante 10 minutos más hasta que se evapore el alcohol.
  4. 4. Agregamos agua caliente hasta cubrir y cocinamos a fuego bajo hasta que la carne esté tierna, unas 2 horas aproximadamente.
  5. 5. Para preparar las tortillas cortaremos el plátano con piel en rodajas de 2-3 cm de grosor. Se hierven durante 20 minutos y se dejan enfriar.
  6. 6. Una vez ha enfriado se le quita la piel y se pasa por un procesador de alimentos junto al agua (añadir poco a poco para no pasarse), el aceite y la sal hasta tener una masa homogénea que pueda manejarse con las manos.
  7. 7. Dividimos en porciones, damos forma redonda y hacemos a la plancha en una sartén engrasada con aceite de coco hasta durante 6-7 minutos por cada cara, hasta que estén bien doradas.
  8. 8. Para formar el plato, sacaremos una porción de carne ya cocinada y con la ayuda de dos tenedores desmecharemos algunos trozos.
  9. 9. Colocar sobre cada tortilla la carne desmechada junto a una cucharada de la salsa del guiso y algún trozo de zanahoria. Complementar con unas rodajas de cebolla negra o remolacha y unas hojas de perejil fresco.
  10. 10. ¡Buen provecho!
Maria Lunas http://marialunas.es/

Es una buena receta base que admite infiniiiiiiitas variaciones. Podéis usar estas tortillas a modo de base para pizzas, canapés o incluso hacerlas en versión dulce cambiando la sal por miel cruda.

El estofado ya sabéis, podéis comerlo con arroz basmati, con patatas asadas o con una buena ensalada. La comida real tiene la ventaja de regalarnos todas las posibilidades que queramos… Solo depende de nuestra imaginación 🙂

 

Sed felices,

María

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *