MANTECA Y LECHE DE COCO CASERAS {RECETA 2 EN 1}

leche de coco

La manteca y la leche de coco son dos de mis vicios confesables. Podría comer coco a todas horas y aún así, siempre podría comer más. ¿Lo mejor de todo? Prepararlos en casa es tarea sencillísima si tienes las herramientas adecuadas, así que no te dejes los ahorros comprando manteca y leche de coco comercial y anímate a prepararla en casa. Resulta sencillísimo y el resultado merece mucho la pena.

También te digo que sé muy bien lo que es ir sin tiempo por la vida, así que si finalmente decides comprarlas, asegúrate que su ingrediente solo sea coco (+ agua en la leche). Es común encontrar toda serie de aditivos en este tipo de productos, así que  cuidado.

Por cierto, una vez que la hagas, no tienes excusas para probar mis dos últimos postres favoritos: el postre cremoso de frutos rojos y el chocolate caliente perfecto, ¡riquísimos! Tienes las recetas aquí y aquí.

leche de coco

¿QUÉ NECESITAS PARA HACER MANTECA DE COCO CASERA?

– 500 gr coco rallado

– Una cucharada de aceite de coco (opcional)

– Un procesador/robot de cocina tipo Thermomix, Vitamix, Mambo o cualquiera que se le parezca. Esta es la que yo uso, pero sirve cualquiera con la potencia suficiente.

  1. Pon el coco rallado en tu procesador y programa a máxima potencia durante 2 minutos a 40º. 
  2. Baja los restos que han quedado en las paredes del vaso y vuelve a programar otros 2 minutos a 40ºC.
  3. Si hace frío, es posible que tengas que repetir el proceso un par de minutos más. Si esto ocurre, añade el aceite de coco para facilitar la tarea.
  4. Vierte en un bote de vidrio y guarda a temperatura ambiente.

Puedes guardarla durante semanas, pero sinceramente, a mí nunca me ha durado tanto tiempo. Además es una manera fantástica de tener «leche de coco concentrada» y prepararla de una forma facilísima cada vez que la necesites.

Cuando las temperaturas son bajas, la manteca de coco solidifica, ¡no la calientes al microondas! Calienta al baño María unos minutos. Eso sí, IMPORTANTE:

Asegúrate de que el recipiente que has escogido para conservarla es apto para altas temperaturas. De lo contrario, podría romperse al introducirlo en agua caliente.

¿Y CÓMO SE PREPARA LECHE DE COCO A PARTIR DE MANTECA?

¡Facilísimo! Tan sencillo como batir agua con manteca de coco y la magia habrá sucedido. Puedes usar las cantidades que prefieras en función del espesor que más te guste en la leche de coco, yo suelo usar esta proporción:

– 500 ml de agua filtrada

– 2 cucharadas de manteca de coco

  1. Pon ambos ingredientes un tu procesador de alimentos y y programa a máxima potencia durante 1 minuto sin temperatura.
  2. Vierte en un recipiente, yo recomiendo una botella de vidrio.

Además, también puedes añadir vainilla en polvo, un par de dátiles deshuesados o canela, ¡una auténtica delicia! Eso sí, ten en cuenta que cuando la metas en la nevera es muy probable que se separen las capas de agua y grasa que contiene el coco. Tranquila, es normal, bastará con remover enérgicamente el recipiente donde hayas guardado la leche.

Espero haberte animado a probar esta deliciosa y sencilla forma de preparar manteca y leche de coco. Para mí es un básico basiquísimo, nunca falta en casa, y la verdad sea dicha, comerme la manteca a cucharadas es uno de mis mayores hobbies 😉

leche de coco

También puede interesarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *