COOKIES DE ANACARDO Y CHOCOLATE BLANCO

Iba a terminar la semana con un post hablando sobre todo lo que he aprendido en este confinamiento, pero a decir verdad, creo que os será mucho útil y apetecible una receta de cookies de anacardo y chocolate blanco. Aún queda mucho que aprender de esta etapa, así que es probable que al final acabe redactando ese post tostón 😉

Seguir leyendo

COSTILLAS ADOBADAS CON CHIPS DE REMOLACHA

Hoy traigo platazo para sorprender en estas fiestas. Éxito rotundo. Éxito asegurado. Eso sí, puede que os llegue la grasita a los codos porque este plato se disfruta al 100% si se come con las manos. Venga va, en serio, estas costillas adobadas con chips de remolacha son una opción fantástica para las fechas que se aproximan y casi te puedo asegurar que tus comensales se irán de tu casa haciéndote la ola.

Seguir leyendo

5 RAZONES POR LAS QUE DEBERÍAS CONSUMIR CARBOHIDRATOS

La vida es un conjunto de modas, de eso no cabe duda. Vivimos en constante cambio, en continuo movimiento y movidos por las mareas que nos van llegando de un lado y de otro. No hay escapatoria. Inevitablemente estamos inmersos en un gran rebaño de extensión infinita, formando parte de una gran masa que se mueve al unísono.

Con las redes sociales éste fenómeno se ha multiplicado por 1,000,000. Cualquier chorrada se hace viral en cuestión de horas, minutos, segundos… El problema llega cuando se hacen virales cosas sustanciales capaces de dañar la salud o integridad de miles de personas, que sin conocimiento, se dejan llevar por todo lo que leen.

Seguir leyendo

BACALAO EN SALSA DE PUERROS CON MARISCO

El bacalao es uno de mis pescados favoritos. Bocaditos de bacalao y patata, guisado, en tortilla, en revuelto, incluso a la plancha con un poco de aceite de oliva en crudo, sin mucha historia ni complicaciones.

Con las mil cosas que tengo por hacer (obras+mudanza incluidas) en estas últimas semanas, he caído en el error de conformarme cocinando la carne y el pescado a la plancha con poco esmero. He recibido un par de toques de mi paladar, recordándome lo que me gusta disfrutar de un buen pescado con una salsa sabrosa de esas que te ponen los ojos con brillito cuando miras el plato.

Aproveché unos buenos filetes de bacalao, un puñado de langostinos y un bote de conserva casera de salsa de tomate para regalarme un ratito de tranquilidad y un plato enriquecido con todas las vitaminas de las verduritas que lleva y todo el sabor que os prometo que tiene esta receta.

Lo bueno de esta receta es que para llevar en tupper queda genial y para comer un domingo al sol en familia queda mejor aún… ¡Apunta!

INGREDIENTES:

– 4 filetes de bacalao fresco

– ¼ kg de langostinos cocidos

– Mejillones

Para la salsa

– 1 cebolla

– 2 puerros

– 2-3 dientes de ajo

– 3 zanahorias

– 4 cucharadas de tomate frito casero o un tomate natural rallado

– ½ cucharadita de pimentón dulce

– ½ vasito de brandy

– Perejil fresco

– Aceite de oliva virgen extra

– Sal rosa o sal marina

PROCEDIMIENTO:

  1. En primer lugar abrimos los mejillones en una sartén aparte, para ello ponemos un chorrito de agua y una hora de laurel en el fondo de la sartén, añadimos los mejillones, ponemos una tapadera y los cocemos al vapor. Reservamos los mejillones y el agua restante.
  2. En una cazuela rehogamos el ajo, la cebolleta, los puerros y las zanahorias, todo bien picado. Cuando esté pochado agregamos el pimentón, con cuidado de que no se queme, el brandy, y unas cucharadas del agua de los mejillones. Después de unos minutos, cuando el brandy reduzca y el sofrito esté bien espeso, trituramos, añadimos la salsa de tomate y dejamos en la cazuela.
  3. En una sartén bien caliente sellaremos el bacalao por ambas caras, con cuidado de que no se rompa.
  4. Añadimos a la salsa los langostinos pelados, los mejillones sin cascara y los filetes de bacalao. Dejamos hacer chup-chup unos 15-20 minutos, añadimos perejil y rectificamos de sal.
  5. Mmmm… ¡Disfrutar!

Seguir leyendo