RUTINA FACIAL MINIMALISTA

Un post que me moría de ganas de redactar: mi rutina facial minimalista. Sin residuos, sin tóxicos, respetuosa con mi piel al 200%, respetuosa con el medio ambiente. Por supuesto sin sustancias innecesarias, solo con los principios activos que mi piel necesita para verse bien. Nada más.

Como he explicado en multitud de ocasiones en el blog, mis intereses ahora mismo van en la dirección de minimizar y reducir lo que consumo, a todos los niveles. Darme cuenta de que realmente la naturaleza puede darle a mi piel lo que necesita para estar sana ha sido un verdadero regalo.

Creo que la mayoría de nosotras podemos encontrar lo que realmente nos va bien (casi) sin necesidad de acudir a sustancias nocivas que en la mayoría de los casos no hacen más que empeorar la calidad de nuestra piel. Por supuesto, cada persona es única y con ello, sus necesidades e intereses.

Pese a que mi piel ha sido siempre grasa y con tendencia al acné, creo que mi rutina actual puede ir bien para cualquier tipo de piel, ya que los productos que uso son totalmente naturales y se adaptan fácilmente a todas las necesidades. Da igual tienes la piel normal, mixta o seca, estoy segura que igualmente te encantarían estos productos si los probaras.

*NOTA: Cada producto de este post ha sido comprado por mí. No colaboro con ninguna de las marcas que aquí muestro y mi opinión sobre cada producto es 100% sincera y real.

 

LIMPIEZA

  • Jabón de carbón de Clémence&Vivien

Es un jabón con ingredientes inmejorables, cero tóxicos, que deja una sensación de limpieza realmente buena, sin sensación de tirantez. Contiene carbón activado, lo que lo hace perfecto para absorber impurezas de los poros y arrastrar suciedad acumulada en la superficie de la piel.

Lo uso a diario, cuando me lavo la cara por la noche. En la mañana al despertar, no uso jabón, solo refresco la cara con agua fría y seco con una toalla limpia de algodón o bambú. Luego no aplico nada más. 

Es 100% natural, vegano, hecho a mano y no contiene plástico en su envoltorio.

* Precio: 4,40 euros

* ¿Dónde comprar? Aquí

EXFOLIACIÓN

  • Cepillo de cerdas naturales

Productazo que sin duda está cambiando la textura de mi piel. Es un cepillo de cerdas naturales que ayuda a la exfoliación de la piel sin necesidad de usar ningún producto específico para ello. Con este método tienes exfoliación para largo si cuidas adecuadamente los cepillos.

Yo tengo dos, y los uso simultáneamente. Cojo un cepillo con cada mano y masajeo ambos lados de la cara y cuello a la vez, con movimientos circulares, ayudando al sistema linfático.

Esta forma de exfoliación puede realizarse 2-3 veces a la semana. El cepillado en seco debe realizarse con la cara limpia y seca, de forma suave, sin irritar la piel y siempre respetando las sensaciones que vayamos sintiendo.

* Precio: 13,99 euros

* ¿Dónde comprar? Aquí

HIDRATACIÓN

  • Aceite de marula

Lo mejor que he probado en mucho, mucho tiempo, de verdad. Si me lees desde hace tiempo conocerás mi lucha contra el acné y la piel grasa. Este aceite no engrasa absolutamente nada, es no comedogénico y un auténtico regalo para la piel

Da igual el tipo de piel que tengas, el aceite de marula parece adaptarse a todas las necesidades. Es una delicia salir de la ducha, secar la piel y aplicarlo a golpecitos, sintiendo como se absorbe rápidamente.

El aceite de marula es un perfecto producto anti-edad, que oye, cumplir años no tiene nada de malo, pero si podemos mantenernos gracias a estas maravillas naturales, mejor que mejor. Es realmente hidratante y nutritivo y deja una sensación de bienestar en el rostro impresionante. De verdad te animo a probarlo aunque tengas piel grasa, no le temas a los aceites, alíate con ellos y notarás la diferencia.

El botecito trae 30 ml y dura unos 2 meses si lo aplicas a diario.

* Precio: 9,99 euros

* ¿Dónde comprar? Aquí

  • Aceite de espino amarillo

Otro regalo. Benditos aceites que han logrado cambiarme la piel. Aprender a cuidarla sin resecarla y sin quitarle su capita protectora natural ha sido un antes y un después. El aceite de espino amarillo es un aceite denso, bastante untuoso y con unas propiedades espectaculares.

Es un aceite riquísimo en vitamina C, lo que potenciará la producción de colágeno de la piel y la llenará de suavidad y elasticidad. Además es buenísima opción si tienes marcas de acné o cualquier otro tipo de marca. Con su uso he ido notando una mejoría brutal en las manchitas y la unificación del tono de la piel.

Este aceite lo mezclo con el de marula, ya que es bastante potente (¡cuidado que tiñe ropa y sábanas!). Cuando me voy a aplicar el aceite de marula, antes añado 2-3 gotas de aceite de espino amarillo, froto ambas manos y aplico en cara y cuellos con un suave masaje.

Yo lo tengo desde hace más de un año, el bote trae 30 ml, pero dura muchísimo tiempo, ya que la cantidad que se usa es realmente pequeña.

* Precio: 14,99 euros

* ¿Dónde comprar? Aquí

  • Aceite de neem

Otro fiel compañero que nunca falla. El neem es usado desde hace siglos por sus propiedades antibacterianas y antifúngicas. Realmente efectivo para tratar el acné e incluso los hongos, la caspa o la psoriasis. Tiene además una capacidad cicatrizante brutal, y es mi mejor aliado, sin duda, cuando algún brote de acné hace acto de presencia.

Ayuda mucho también a reducir la inflamación y la rojez típica de cuando hay un brote. Alivia la sensación molesta de los granos quísticos y hace que desaparezcan con mayor rapidez.

En este caso, lo que hago es cambiar el espino amarillo por el neem, agregando al aceite de marula unas gotas de neem, y de nuevo, froto ambas manos y masajeo la piel del rostro.

* Precio: 9,99 euros

* ¿Dónde comprar? Aquí

CUIDADOS EXTRA

  • Arcilla verde

Creo que la arcilla no necesita mucha presentación. La mascarilla natural por excelencia, la que nunca defrauda. Con mil variaciones según como la mezcles y los añadidos que agregues, pero siempre la mejor opción.

Caracterizada por su aporte en minerales como silicio, hierro, calcio, magnesio, sodio o potasio. Conocida por sus propiedades purificantes y antibacterianas. Capaz de arrastrar impurezas y dejar la piel reluciente, limpia y sin residuos. Su uso además posee efectos relajantes. Ponerte una mascarilla de arcilla, tumbarte, sentir como la capa aplicada se va secando y tu piel expulsa todo lo que le sobra.

Absorbe toxinas, elimina puntos negros y también ayuda muchísimo a aliviar los tan odiosos brotes de acné.

Yo la uso una vez en semana, mezclada siempre con agua mineral o filtrada, y en cuenco de vidrio o madera, nunca usar metal ni plástico para no alterar sus propiedades. También la mezclo con vinagre de manzana sin pasteurizar en lugar de agua si quiero tratar un exceso de grasas o impurezas.

* Precio: 3,19 euros

* ¿Dónde comprar? Aquí

  • Aceites esenciales

Y pos supuesto, no podían faltar. Mis queridos aceites esenciales. Una auténtica joya para el cuerpo y el alma. Tantos usos, tanta capacidad para elevarnos la vibración y para sanar tantísimas cosas.

Su uso en mi rutina facial es tan sencillo como añadir 1-2 gotas a la mascarilla de arcilla antes de aplicarla en el rostro.

No voy a entrar en especificar el uso que le doy a cada uno para que la entrada no se haga eterna. En función de lo que quiera conseguir, o incluso como me sienta, uso uno u otro. Árbol de té para algún brote de acné, menta para exceso de grasa, naranja como calmante de alguna irritación… Mil y un usos y siempre la misma sensación de gratitud al usarlos. Sin duda, un punto clave en mi día a día.

* Precio: Varía en función del aceite

* ¿Dónde comprar? Aquí, aquí o aquí

También puede interesarte...

1 comentario

  1. Gracias por el post! No me ha quedado claro cuando aplicas los productos. El jabón lo usas por la noche y luego te pones los aceites? Después del cepillado en seco aplicas algo en la piel? Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *