COSTILLAS ADOBADAS CON CHIPS DE REMOLACHA

Hoy traigo platazo para sorprender en estas fiestas. Éxito rotundo. Éxito asegurado. Eso sí, puede que os llegue la grasita a los codos porque este plato se disfruta al 100% si se come con las manos. Venga va, en serio, estas costillas adobadas con chips de remolacha son una opción fantástica para las fechas que se aproximan y casi te puedo asegurar que tus comensales se irán de tu casa haciéndote la ola.

El típico pavo guisado está de vicio, eso es innegable. Pero oye, también está muy bien proponer platos nuevos y salir de nuestra zona de confort gastronómica. Son fechas de cocinar para los demás y de ver sus caritas de disfrute cuando prueban el primer bocado de lo que con tanto amor y cariño hemos preparado. No hay nada que me guste más que recibir un: “¡WOW! ¿Qué lleva esto?”

Es un plato que necesita poca preparación previa. Aliñas las costillas y te olvidas. Luego la Crockpot (o el horno en su defecto) hará el resto del trabajo. Puedes servirlo como plato principal o incluso como entrante para ir abriendo boca. Lo hagas como lo hagas te vas a chupar los dedos.

Costillas adobadas con chips de remolacha
Escribir un comentario
Imprimir
Ingredientes
  1. Para las costillas
  2. - 2,5 kilos de costillas de cerdo ibérico troceadas
  3. - 150 ml de aceite de oliva virgen extra
  4. - 1 lata de tomate concentrado
  5. - 2 cucharaditas de pimienta negra molida
  6. - 2 cucharaditas de tomillo
  7. - 1 cucharadita de cayena molida
  8. - 2 cucharadas de nuez moscada
  9. - 3 cucharadas de pimentón dulce
  10. - 2 clavos o ½ cucharadita de clavo molido
  11. - Sal marina
  12. - Zumo de 1 limón
  13. Para las chips de remolacha
  14. - 4 remolachas crudas
  15. - Aceite de oliva virgen extra
  16. - Sal marina
Instrucciones
  1. 1. Pon las costillas en una fuente de vidrio y añádeles el aceite de oliva, el tomate concentrado diluido en el zumo del limón y la sal. Remueve bien para que queden bien impregnadas.
  2. 2. Una vez impregnadas añadimos el resto de especias: pimienta, tomillo, cayena molida, nuez moscada, pimentón dulce y clavo. Tapamos con papel film y dejamos en la nevera un mínimo de 4 horas.
  3. 3. Una vez pasado el tiempo (puedes dejarlas incluso toda la noche para un sabor más intenso) ponemos las costillas en la Crockpot durante 5 horas en baja. Si no tienes olla de cocción lenta, puedes poner las costillas en una fuente de vidrio y meterlas al horno a 180º durante 25 minutos o hasta que la carne esté a tu gusto.
  4. 4. Para las chips de remolacha, quítales la piel y lávalas bien. Corta cada remolacha en dos trozos y ayúdate de una mandolina para conseguir láminas finas. Colócalas en una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Agrégales sal marina y un buen chorro de aceite de oliva virgen. Hornea a 180º unos 15-20 minutos, vigilando que no se quemen.
  5. 5. Sirve todo con una buena dosis de la salsita de las costillas y ¡disfruta como se merece!
Maria Lunas https://marialunas.es/

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *