TARTA DE MANZANA SIN GLUTEN

Si hay un postre que me recuerda a mi niñez es la tarta de manzana. Siempre que iba a comer fuera con mis padres tenía que probarla ¡me gustaban todas! Las de hojaldre eran mis favoritas, con poco misterio, simplemente una capa de hojaldre, una capa de manzana bien tostadita y esa capita brillante y gelatinosa que le ponían por encima.

Cuando empecé a interesarme por la cocina fui buscando nuevas formas de elaborarla, con y sin hojaldre, cremosas, tipo bizcocho… Mmmm, aún recuerdo un cumpleaños en el que me regalaron un bizcocho gigante, esponjoso con un montón de trozos de manzana incrustados dentro, un verdadero deleite.

Más tarde pasó a interesarme más la cocina tradicional saludable (ya lo sabes), así que poco a poco dejé de experimentar con postres para pasarme a guisos y platos salados. Durante un tiempo no me llamaba nada la atención experimentar con recetas dulces, así que estuve una buena temporada sin cocinar nada que llevara azúcar, fuese del tipo que fuese.

Reconozco que me volví extremista durante algún tiempo, versionar postres y hacerlos más saludables tampoco me acababa de convencer, así que directamente no los hacía ¡tonta de mi!

Con el paso del tiempo mi alimentación llegó al equilibrio perfecto, a ese punto en el que empecé a disfrutar de la misma forma un trozo de tarta de manzana que un plato de verduras al vapor con un chorro de aceite, ese punto en el que todos deberíamos estar para tener una sana relación con la comida.

Me di cuenta que con buenos ingredientes salían postres deliciosos y que cocinarlos yo misma me regalaba momentos infinitos de disfrute y satisfacción. De este disfrute nació mi versión de la tarta de manzana. Está deliciosa y tiene una textura que me chifla, jugosa pero firme y un dulzor perfecto que no empalaga en absoluto. De verdad, te animo a probarla porque merece mucho la pena.

Solo tiene un problema, y es que una vez la pruebes seguramente quieras zampártela entera 😉

Tarta de manzana sin gluten
Escribir un comentario
Imprimir
Ingredientes
  1. - 3 huevos
  2. - 4 manzanas medianas
  3. - 1 taza de yogur natural entero, en mi caso de oveja
  4. - ½ de taza de harina de almendras
  5. - ¼ de taza de almidón de yuca (puedes usar maicena en su lugar)
  6. - ¼ de taza de harina de arroz
  7. - ¼ taza de azúcar de coco o xilitol
  8. - 40 gr de mantequilla
  9. - ½ cdita de canela en polvo
  10. - Confitura natural sin azúcar de melocotón
Instrucciones
  1. 1. Pon a precalentar el horno a 180º. Prepara las manzanas quitándoles la piel y cortando 2 y ½ en cubitos para la masa y 1 y ½ en láminas para decorar. Reserva.
  2. 2. Bate los huevos junto al azúcar de coco o el xilitol hasta que quede una textura cremosa y con espuma.
  3. 3. Añade el yogur, la harina de almendras, el almidón de yuca, la harina de arroz y la canela; vuelve a batir todo muy bien para que no queden grumos.
  4. 4. Agrega las manzanas cortadas en cubitos y la mantequilla a temperatura ambiente y bate todo de nuevo hasta que la mezcla sea perfectamente homogénea.
  5. 5. Pon la mezcla en un molde redondo desmontable previamente engrasado y hornea 20 minutos a 180º. Luego sácala del horno, coloca ahora las láminas de manzana para decorar y vuelve a meter durante 20-25 minutos más. De este modo evitamos que la manzana se vaya al fondo.
  6. 6. Una vez pasado el tiempo pincha con un cuchillo hasta que salga seco para asegurarte que la tarta está lista.
  7. 7. En un cazo hierve la confitura de melocotón con unas cucharadas de agua, mueve un par de minutos y retira del fuego. Pasados unos minutos extiende la mezcla sobre la superficie de la tarta.
  8. 8. Una vez esté a temperatura ambiente métela en la nevera durante un mínimo de 6 horas.
  9. 9. ¡Disfrútala en compañía!
Maria Lunas http://marialunas.es/

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *