DORMIR… ¡DIVINO TESORO!

Llevo toda mi vida debatiéndome entre si mi placer favorito en el universo es dormir o comer. Sinceramente, creo que jamás podré decidirme. Moriré con mi corazón dividido entre estos dos grandes regalos que la vida nos ha dado para nuestro disfrute diario.

En este mundo de estrés, de prisas, de falta de tiempo y de actividad (ultra) excesiva, lo que más falta son horas de sueño. Siempre hay trillones de cosas que hacer más importantes que dormir. Perdón, que creemos que son más importantes que dormir.

Seguir leyendo