BACALAO EN SALSA DE PUERROS CON MARISCO

El bacalao es uno de mis pescados favoritos. Bocaditos de bacalao y patata, guisado, en tortilla, en revuelto, incluso a la plancha con un poco de aceite de oliva en crudo, sin mucha historia ni complicaciones.

Con las mil cosas que tengo por hacer (obras+mudanza incluidas) en estas últimas semanas, he caído en el error de conformarme cocinando la carne y el pescado a la plancha con poco esmero. He recibido un par de toques de mi paladar, recordándome lo que me gusta disfrutar de un buen pescado con una salsa sabrosa de esas que te ponen los ojos con brillito cuando miras el plato.

Aproveché unos buenos filetes de bacalao, un puñado de langostinos y un bote de conserva casera de salsa de tomate para regalarme un ratito de tranquilidad y un plato enriquecido con todas las vitaminas de las verduritas que lleva y todo el sabor que os prometo que tiene esta receta.

Lo bueno de esta receta es que para llevar en tupper queda genial y para comer un domingo al sol en familia queda mejor aún… ¡Apunta!

BACALAO EN SALSA DE PUERROS CON MARISCO
Escribir un comentario
Imprimir
INGREDIENTES
  1. - 4 filetes de bacalao fresco
  2. - ¼ kg de langostinos cocidos
  3. - Mejillones
  4. Para la salsa
  5. - 1 cebolla
  6. - 2 puerros
  7. - 2-3 dientes de ajo
  8. - 3 zanahorias
  9. - 4 cucharadas de tomate frito casero o un tomate natural rallado
  10. - ½ cucharadita de pimentón dulce
  11. - ½ vasito de brandy
  12. - Perejil fresco
  13. - Aceite de oliva virgen extra
  14. - Sal rosa o sal marina
Instrucciones
  1. 1. En primer lugar abrimos los mejillones en una sartén aparte, para ello ponemos un chorrito de agua y una hora de laurel en el fondo de la sartén, añadimos los mejillones, ponemos una tapadera y los cocemos al vapor. Reservamos los mejillones y el agua restante.
  2. 2. En una cazuela rehogamos el ajo, la cebolleta, los puerros y las zanahorias, todo bien picado. Cuando esté pochado agregamos el pimentón, con cuidado de que no se queme, el brandy, y unas cucharadas del agua de los mejillones. Después de unos minutos, cuando el brandy reduzca y el sofrito esté bien espeso, trituramos, añadimos la salsa de tomate y dejamos en la cazuela.
  3. 3. En una sartén bien caliente sellaremos el bacalao por ambas caras, con cuidado de que no se rompa.
  4. 4. Añadimos a la salsa los langostinos pelados, los mejillones sin cascara y los filetes de bacalao. Dejamos hacer chup-chup unos 15-20 minutos, añadimos perejil y rectificamos de sal.
  5. 5. Mmmm… ¡Disfrutar!
Maria Lunas http://marialunas.es/

Continue Reading

ENSALADA TEMPLADA DE LECHUGA ROBLE Y CEBOLLA CARAMELIZADA

Creo que no hay nadie en el mundo que coma más ensalada que yo cuando llega el verano. Realmente las consumo todo el año, pero llegada la época de calor sureño mi cuerpo me pide a gritos platos frescos y rápidos de preparar.

Hay un millón de opciones cuando hablamos de ensaladas. Me parecen un mundo aparte dentro de la cocina con un sinfín de posibilidades, de texturas, de sabores… Y que conste que soy fan número uno de la típica ensalada mixta de lechuga iceberg, tomate, cebolla y atún, pero esa receta ya la conoces ¿verdad?

Continue Reading

LOMO IBÉRICO EN SALSA DE CURRY

No me ha tragado la tierra, ¡sigo viva! El trabajo, la casa, la familia y el ocio se han apoderado de mi este último mes y casi me hacen olvidar lo feliz y relajante que me resulta escribir en mi pequeño rincón.

Pasa que a veces entramos en una espiral huracanada que apenas nos deja espacio/tiempo para pararnos y observarla desde fuera. Estamos tan jodidamente inmersas en ella que los días pasan como si el tema no fuera con nosotras… El caso, es que si va con nosotras, va mucho con nosotras y a veces mejor no esperar al BOOOOM que suena en nuestra cabeza como señal de stop.

Continue Reading

CALDO DE HUESOS RESUCITADOR

¿Qué es lo primero que os ofrecen cuando os encontráis mal? Caldo caliente. Es automático, cuando dices que crees que estás incubando algo o que tienes un dolor de barriga curioso, lo primero que nuestros familiares cercanos nos preparan es un tazón de un buen caldo reconfortante.

Ya nuestras (bis)abuelas sabían lo que se hacían cuando cogían los huesos y los aprovechaban para ponerlos a hervir en una buena olla al fuego durante horas y horas, hasta que toda la casa desprendía un olor sublime.

El caldo ha sido durante siglos el alimento por excelencia en la mayoría de las familias ¿por qué? Fácil. Su elaboración no tenía ningún misterio y era lo más barato en épocas de escasez. A nosotras nos han tocado los años de bonanza y nos estamos perdiendo un sin fin de buenas costumbres.

Continue Reading