SALMÓN MARINADO

Al salmón no le hace falta mucho para ser un plato exquisito. De hecho, es uno de los pescados que menos necesita para hacernos disfrutar en cada bocado… Pero yo soy una amante de los sabores intensos y de las mil posibilidades que ofrecen los aliños y marinados.

En mi casa, desde pequeña, hemos sido muy de marinar los pescados. En general es una costumbre muy andaluza que existe prácticamente en todas las familias (con su posterior paso por harina y una sartén con bien de aceite) y que hace característica la forma de comer pescado en Andalucía.

La gente joven, suele recurrir poco a ellos, quizás por falta de tiempo, o incluso por pereza, pero dan la posibilidad de experimentar nuevos sabores y de ir variando sin que te acabes aburriendo. La única clave es ir probando y cambiando las especias y los condimentos: vinagre de manzana, de jerez, vino blanco, miel, ajo, orégano, laurel, pimentón dulce… Las opciones son todas las que quieras y más

El de hoy, es uno de los marinados más conocidos, y aunque no es de los típicos de la zona del sur (os debo un post con la receta del adobo andaluz), es uno de los que más me gusta para intensificar el sabor del salmón.

Salmón marinado
Escribir un comentario
Imprimir
Ingredientes
  1. · 2 porciones de salmón
  2. · 20 gr de miel
  3. · 20 gr de salsa de soja (preferiblemente baja en sal o sin gluten)
  4. · 10 gr de aceite de oliva virgen extra
  5. · Semillas de sésamo negro y blanco
  6. · Nuez moscada
Instrucciones
  1. 1. Mezclar en un recipiente la miel, la salsa de soja, el aceite de oliva y la nuez moscada.
  2. 2. Introducir las porciones de salmón en la mezcla y dejar marinar un mínimo de 2 horas.
  3. 3. En una sartén sin engrasar y no muy caliente, colocamos los lomos de salmón y espolvoreamos las semillas de sésamo.
Notas
  1. Importante que el salmón se haga a fuego lento para evitar que la miel se queme y para que el salmón quede jugoso.
Maria Lunas http://marialunas.es/

salmon-c

A veces las ideas sencillas como esta son las que me hacen salir de la monotonía y me alegran el corazón. Que yo soy muy de básicos, ya lo sabes, pero de vez en cuando me gusta darle vidilla a los platos más simples cambiando un par de cosillas… Y es que en la cocina, como en la vida, el secreto está en los detalles.

 

Sed felices,

María

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *