MERMELADA CASERA DE FRESAS

Nunca he sido muy de mermelada de fresa. Desde pequeña siempre he preferido la versión virgen de la fruta, entera y con piel preferiblemente, nada de papillas o formas pastosas de tomarla. La mermelada siempre me ha parecido una versión demasiado edulcorada de la fruta, pero en casa al “Sr. P.” le pirra untarla con mantequilla en algún pan paleo o algún bizcocho de almendras y coco, así que antes que comprar las versiones procesadas con ingentes cantidades de azúcar (normalmente la misma cantidad de fruta que de azúcar) prefiero hacerla en casa con ingredientes que se merezcan más mi confianza.

Seguir leyendo

GEL CASERO DE ALOE VERA 100%

Desde que hace un par de años un familiar me dio unas pencas de aloe vera, no he vuelto a usar esos típicos geles verdes (supuestamente) naturales que venden en el súper. Al principio me costó confiar en los efectos prometedores de usar la planta directamente en lugar de ese gel perfumado que estaba acostumbrada a comprar, pero bendito el día que me animé a probar la versión 100% natural de este tesoro de la naturaleza.

Seguir leyendo

AYUDA A TU OVULACIÓN DE MANERA NATURAL

A raíz de mi post sobre la amenorrea (si no lo has leído te dejo aquí el link), algunas de vosotras me escribisteis para contarme vuestra interminable historia con los anticonceptivos y/o las reglas irregulares que llevabais tiempo acarreando. Me sorprende mucho que aún existan chicas que ni siquiera conozcan las fases de su ciclo menstrual y que no estén familiarizadas con los distintos estados que produce en el cuerpo femenino cada etapa del ciclo, especialmente la ovulación.

Seguir leyendo

UN DÍA EN MI DIETA SIN PROTEÍNA ANIMAL [+RECETA EXPRESS]

Y no  ¡no me he vuelto vegetariana! pero es cierto que desde hace algunos meses, concretamente desde que deje el AIP atrás, mi cuerpo me pedía infinitamente más vegetales y frutas que cualquier otra cosa. La alta cantidad de proteína animal que consumí en el AIP hizo que, al comenzar con mi dieta normal, mi organismo empezara a demandarla en menos proporción, así que ahora y sin planearlo, me encuentro con días enteros en los que me sorprendo sin haber consumido absolutamente nada de carne o pescado.

Seguir leyendo