PELIGRO ¡¡ESTRÉS!!

Levantarte. Prepararte un café. Vestirte con la camisa del revés. Peinarte. Que se te derrame el café que te preparaste. Cambiarte la camisa. Limpiar el suelo. Preparar la comida que tienes que llevarte. ¡Oh Dios, ya son las 08.00! Coger las llaves del coche, ¿dónde las puse? Salir corriendo al trabajo. Mierda, tráfico. Llegar tarde al trabajo y que la primera frase que escuches en el día sea una perla de tu jefe. Preparar montañas de papeles atrasados. Necesitar un descanso a las 08.30. No tenerlo. Aguantarte hasta las 12.00 y trabajar mientras tanto. Darte cuenta que te dejaste el tupper en casa ¡mierda! Salir del trabajo. Llegar a casa de mal humor. Comer. Fregar. Recoger la lavadora. Tender. Dejarte la merienda preparada para cuando llegues del gimnasio. Terminar papeleo pendiente que no acabaste en el trabajo… ¡¡¡¡¡¡¡¡¡STOP!!!!!!!!!

Continue Reading

GUISO DE CALABAZA

Los guisos sencillos y sin complicación son mi perdición. Los hago probando diferentes verduras y mezclas, y sinceramente, pocas veces me ha fallado un buen remix de buenos ingredientes cocinados a fuego lento.

Una vez te olvidas de que la palabra “guiso” es sinónimo de comida pesada y llena de grasas, descubres un mundo nuevo de sabrosas posibilidades, perfectamente adaptables a cualquier tipo de dieta en función de los alimentos y cantidades que prefieras o te sienten mejor.

Continue Reading

MI FONDO DE DESPENSA

Ya empieza el 2017 a asomar su cabecita, y por supuesto, con él vienen infinidad de propósitos y nuevas metas. Entre ellas, las que se llevan la palma por goleada son: empezar a comer sano y hacer más ejercicio… Y desde luego, son los dos mayores favores que podemos hacerle a nuestra salud.

El problema viene cuando empezar a comer sano significa comprar cereales pseudosanos tipo All bran o comida empaquetada cuyo envoltorio trae impresa la etiqueta de “cómprame, soy súper sano” pero que, paradójicamente tiene una lista de ingredientes interminable.

Continue Reading

GRANOLA SIN GLUTEN Y… ¡ADICTIVA!

Cuando decidir dejar el gluten, cerré con ello un capítulo de mi vida. Capítulo que incluía pan, pastas, cereales, mueslis… Aunque realmente, encontrar productos glutenfree en el súper es tarea fácil, para mi gusto siguen existiendo dos problemas graves: llevan añadidas mas porquerías que sus versiones con gluten (que ya es decir) y son el triple de caras.

Continue Reading