MÁS NO SIEMPRE ES MEJOR (O POR QUÉ COMO 3 VECES AL DÍA)

Son bastantes las ocasiones en las que he comentado que solo como 3 veces al día, pero ¿por qué? ¿no pasas hambre? ¿no picas nada entre horas? ¿no te gusta ir con el tupper hasta al WC? ¿no ralentizas tu metabolismo? ¿NO CATABOLIZAS?

A todas esas preguntas que recibo con asiduidad la pregunta es sencilla y concisa: NO.

Son muchos años leyendo y oyendo información al respecto. Beneficios de comer 5-6 veces al día comidas pequeñas VS el gran castigo para tu salud metabólica de comer menos veces pero más cantidad.

NOTA: Antes de que nadie entre en pánico, repito (como en casi todas las entradas) que cada cuerpo es una vía láctea más que un mundo, y que hace falta experimentación para llegar a conocer lo que a una le sienta bien y le funciona. No hay una única verdad para todo el mundo, esa es la única realidad.

Tiene sentido pensar que hacer 6 comidas es lo mejor para tu metabolismo si tenemos en cuenta la teoría de que tu metabolismo se acelera cuando comes, ya que tu cuerpo necesita energía para comenzar el proceso digestivo que supone el simple hecho de ingerir alimentos. Al acabar el proceso, de las calorías ingeridas, algunas se habrán quedado por el camino de la digestión y el resultante de calorías será menor que al principio. “¡Uy! Pero que bien, entonces matemáticamente cada vez que coma estaré activando mi metabolismo”.

Ay amiga, espera, que esto no es cuestión de sumas y restas ¡Se te olvidan las hormonas! No tenemos un cuerpo tan tonto que solo se rija por lo que ingieres y lo que gastas para lograr un determinado objetivo: 100 calorías de pan no van a tener la misma respuesta hormonal que 100 calorías de carne, y esa respuesta hormonal es la que marca la diferencia. No me creo la famosa dieta IIFYM si esta se usa para cuadrarte un gofre y un puñado de oreo como post entreno. Seguramente comerte la mierda de tu perro también te cuadre, pero la mierda sigue siendo mierda la cuadres como la cuadres.

(Y no, no lo critico todo, pero cuando veo que la gente aprovecha determinadas dietas de moda para seguir echándole basura al cuerpo, se me eriza la piel y me entran ganas de gritar a los cuatro vientos lo absurdo del asunto.)

Las hormonas son las que controlan absolutamente todo en nuestro cuerpo: hambre, sueño, miedo e incluso cómo te sientes a lo largo del día. Por supuesto, la mejor manera de mantener las hormonas en  equilibrio, es mediante la alimentación y el descanso adecuado.

Pero ¿es necesario pasarse el día comiendo para lograr dicho equilibrio? Definitivamente no. Sería absurdo pensar que hemos sobrevivido miles de años comiendo 5 veces al día… Muy absurdo. Sinceramente no me veo a las grandes tribus cargando con el shaker o al hombre de las cavernas con el tupper de bisonte a cuestas para no catabolizar.

Cada vez que comes, estás dándole un pequeño empujón al páncreas para que segregue insulina, así que si haces 5-6 comidas al día, estás creando un ambiente hormonal que te tendrá pensando en comida prácticamente desde que abres el ojo hasta que te acuestas.

Evidentemente esto sería resumir mucho, el proceso es mucho más complejo y no puede simplificarse en dos párrafos. Además, otro de los factores clave a tener en cuenta y que no puede pasarse por alto es la cantidad y la calidad de esas 5-6 comidas.

Ahora está de moda quedarse con hambre. Y sí, es así. Literal. En la nutrición también hay modas, y ésta es una de las más arraigadas de los últimos años junto a la tan conocida “dieta hipocalórica”. La gente prefiere hacer 6 mini comidas y pasarse el día pensando en la siguiente ingesta, que comer solo 3 veces de manera más consistente hasta quedar saciados. La mayoría no sabe por qué lo prefiere, solo ha oído que eso es mejor.

La industria (una vez más) ha sabido clavarnos la idea de que comer muchas veces es estrictamente necesario para tener una buena salud. Está claro, comer más veces es consumir más comida… Lo que le gusta a la industria ¿verdad? Cebarnos y vernos comprar y comprar y comprar.

Cuando acostumbras a tu cuerpo a estar “sobrealimentado”, no puedes dejar más de 2 horas sin comer, porque empiezan los estados de hambre voraz que pueden derivar en ansiedades antinaturales. No es natural ni sano tener hambre constantemente.

Aceptar los dogmas sin más, sin ni siquiera pararnos a comprobar si nos funciona o no, es un gravísimo error. No des nada por hecho. Si te funciona comer 7 veces al día y te sientes bien haciéndolo, genial. Si por el contrario no te sientes cómoda con el tupper a cuestas o estás todo el día pensando en comida (incluso cuando aún estás comiendo), quizás necesites cambiar la visión y probar nuevas formas de distribuir tus comidas a lo largo del día.

Lo que yo he notado cambiando la ingesta de 5-6 veces a 3 veces ha sido un increíble control de mi apetito y ansiedad. Acostumbrada a pasarme el día con hambre incluso con una dieta en superávit, el cambio ha sido brutal y mi sensación de saciedad y energía se mantienen durante mucho más tiempo.

Ahora no llego a las comidas con ganas de comerme hasta el tenedor, y soy perfectamente consciente del momento de sentarme a comer, con calma y sin ansiedades. Además, eso de no tener la necesidad de cargar con 20 snacks cada vez que salgo de casa, es muy pero que muy cómodo 😉

Las calorías importan, claro que sí. Sería absurdo negar que un control de las calorías nos ayudan a estar en forma y a mantenernos en nuestro peso adecuado. Pero cuando comes comida real cuando tu cuerpo te lo pide, inevitablemente, la magia sucederá, y tu cuerpo conseguirá auto-regular su ciclo de hambre-saciedad con mayor facilidad sin necesidad de pesar el brócoli que te comes.

Así que tranquila si algún día te saltas una comida (o dos), lo que comes es más importante que cuándo lo comes. Lo más importante es que encuentres un equilibrio que te permita sentirte cómoda, plena y feliz. La comida es eso, comida, y no puede determinar tu estado de ánimo ni mantenerte en constante estado de ansiedad o malestar ¡no tiene sentido!

Relájate, come comida de verdad, de esa que no viene en cajas o plásticos con letras y preocúpate menos por esos mitos que aún siguen disfrazando lo que de verdad importa.

 

Sed felices,

María

También puede interesarte...

2 comentarios

  1. Este artículo me viene genial para lo que mi cuerpo experimentó el sábado tras dormir de lo lindo . Su primi una comida y la junte con la siguiente ! Y la verdad que genial 😊 Me quede más saciada y no llegué a la noche ni con ganas de comidas libres jejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *