LOS 3 BÁSICOS SIN TÓXICOS DE MI HIGIENE PERSONAL

No te imaginas lo libre que me siento desde que decidí limpiar mi cajón de los potingues (te lo cuento aquí). Desde entonces opté por no meter en mi baño más botes que los mínimos y necesarios, y hoy por fin te traigo los 3 básicos sin tóxicos de mi higiene personal.

Meterte en la ducha y usar dos o tres cosas (a veces solo una) desde que entras hasta que sales es liberador, te lo dice una ex-fanática de los champús con ceramidas, las mascarillas con todas las provitaminas del mundo, los geles de baño hidratantes, las lociones corporales con olores exóticos, los sérums abrillantadores, los desodorantes de spray con extra de perfume y un largo etcétera.

Cuando entiendes que tu aspecto exterior depende en un 99% de lo que te metes en tu interior, tu interés por comprar mil productos va disminuyendo exponencialmente.

Además, cuando comienzas a leer sobre cómo los productos químicos llenos de sustancias tóxicas pueden afectar a tu sistema hormonal, se te quitan las ganas (o al menos debería) de seguir contribuyendo a ese mercado del que todos en mayor o menor medida somos esclavos.

Es por ello que desde hace ya algunos meses mi rutina de belleza, higiene y maquillaje se basa en productos sin sustancias tóxicas, con ingredientes lo más naturales posibles y por supuesto respetuosos con los animales y el medio ambiente.

Hoy, para no saturarte demasiado te dejo los 3 básicos sin tóxicos de mi actual rutina de higiene personal. Te aseguro que no necesito más que ésto para que mi rutina sea efectiva y placentera 😉

  1. Jabón de Aleppo + Guante de crin

Sin duda este combo es mi favorito del momento para la higiene de la piel. El jabón de Alepo ha sido el gran descubrimiento de mi constante búsqueda de jabones naturales sin tóxicos. Se dice que fue el primer jabón sólido y es originario de Siria, donde lo siguen haciendo artesanalmente desde hace más de 2000 años. Sus ingredientes base son aceite de oliva y aceite de laurel en distintas proporciones en función de la intensidad que busques, siendo recomendable los porcentajes más altos de aceite de laurel para las pieles grasas y con acné.

El jabón de Alepo es un producto espectacular para el cuidado e higiene de todo tipo de pieles, incluso las más sensibles, además es un remedio natural muy potente y efectivo para pieles con problemas de acné, dermatitis atópica o psoriasis. Gracias a sus propiedades antisépticas y antibacterianas este jabón hace que la textura de la piel mejore sin resecar y sin irritar lo más mínimo.

Una pena haber tardando tanto en descubrirlo. Aunque antes de comenzar a usarlo ya me pasé al jabón Lagarto y dejé de lado todos los jabones/limpiadores tóxicos (caros e inútiles), el jabón de Alepo me gusta aún más y me ha dado unos resultados fantásticos, tanto en el cuidado de la piel del cuerpo como en la facial.

Un verdadero tesoro natural, sin mierdas añadidas, respetuoso con la piel y respetuoso con el medio ambiente ¿alguien da más?

El guante de crin lo he usado practicamente toda mi vida, desde que cumplí los 15 y mi madre me regaló una gran cesta con productos de belleza. Suelo usarlo 2-3 veces en semanas, a veces en seco justo antes de ducharme y otras veces debajo del agua; simplemente froto bien la pastilla de jabón por el guante y luego la paso por todo el cuerpo, incidiendo en la zona de las caderas y el abdomen con movimientos circulares para afinar la piel y mejorar la celulitis, muchísimo mejor y más efectivo que gastar dinero en cremas timo que no valen para nada 🙂

¿Dónde lo compro? Puedes encontrarlo sin dificultad en herbolarios o en la zona de jabones de Carrefour.

  1. Champú caléndula de Weleda

Otro de mis grandes descubrimientos de estos últimos meses ha sido el champú de caléndula de Weleda. Eso si que fue una tarea complicada… Encontrar un champú sin tóxicos, que fuese suave, que no me diera caspa y me dejase el pelo limpio, suelto y sin apelmazar el máximo tiempo posible, ¿pero eso existe?

La historia con mi rutina de pelo daría para un post aparte (me lo apunto). Desde que dejé la píldora mi pelo ha pasado por un millón de etapas: caída, caspa, sequedad y grasa, un completo cuadro que pensé que nunca se estabilizaría.

Lo primero que hice fue dejar de lado todos esos tóxicos que mi pelo NO necesitaba y que no hacían más que taponar la cutícula. Evidentemente, después de toda una vida usando champús cargados de siliconas y parabenos necesité una buena temporada para que mi pelo se desintoxicara y volviera a brillar por sí mismo, sin necesidad de más sustancias que no fuesen sus propios aceites y grasas naturales, porque sí, nuestro cuerpo ya produce por si mismo todo lo que necesita, solo debemos tener paciencia y darle los nutrientes necesarios.

Luego opté por dejar de usar mascarillas, sérums, protectores de calor, spray moldeador y todas esas chorradas. Usar un buen champú Y PUNTO fue una de las mejores decisiones que tomé, además, ver el baño tan despejado de botes me hace sentir plena y feliz, yo soy así, me conformo con poco.

El champú de Weleda no hace mucha espuma, pero tampoco la necesito. Me encanta el efecto que me deja, pelo que chirría de lo limpio que está y que me aguanta perfectamente una semana sin necesidad de estar pendiente de lavármelo día sí y día no. Eso es libertad, no estar pendiente de cuando el pelo se ensucia.

Debo decir que me costó acostumbrarme. El pelo necesita un periodo de transición, pero yo tenía claro lo que NO quería volver a usar jamás y lo que SI quería usar el resto de mi vida, así que no me quedó más que tener paciencia y esperar a que la naturaleza del cuerpo siguiera su curso. Bendita naturaleza y bendito cuerpo. Ahora mi pelo tiene cada vez más salud, yo gasto infinitamente menos en productos capilares y mi baño está más despejado que nunca ¡todo son ventajas!

¿Dónde lo compro? Puedes encontrarlo en herbolarios o en Nutritienda.

  1. Desodorante rosa y vainilla de Schmidt’s

Lo que más me aterraba de los desodorantes comerciales es que están cargados de sustancias tóxicas y disruptores endocrinos capaces de volver loco el sistema hormonal. La axila además es un área bastante sensible, vulnerable por la cantidad de ganglios existentes en la zona, ¿qué necesidad hay de poner cada día antitranspirantes llenos de perfume y aluminio (entre otras sustancias) que taponen de forma química y artificial las glándulas?

Al igual que con el champú, me costó trabajo dar con una formula que se ajustase a lo que buscaba. Quería algo completamente natural, en el desodorante no iba a permitir más ingredientes de los necesarios para sentirme cómoda y segura.

Las primeras semanas de transición fueron duras, no voy a mentir y decir que mi olor corporal no notó diferencia, porque si que la noté, y mucho. Fue un mes con un olor muy intenso y más humedad en las axilas. Mis glándulas estabas desintoxicándose de la cantidad de antitranspirante acumulado durante tantos años.

Tras meses de uso puedo afirmar y gritar a los 4 vientos que mi olor corporal a día de hoy es completamente NEUTRO. El sudor huele a sudor, sin más: suave, sin matices fuertes ni desagradables, incluso cuando entreno o hago algún tipo de actividad que requiere de acción, mi sudor no huele mal en absoluto.

Los ingredientes de este desodorante son una absoluta delicia para la piel de las axilas: manteca de karité, bicarbonato sódico, polvo de arruruz, manteca de cacao, fragancias naturales de rosa y vainilla y vitamina E. FIN.

¿No es maravilloso? Que la naturaleza nos regale todo lo que necesitamos me alucina cada día más .

El frasco en el que se presenta el producto es de cristal (otro punto a su favor) con una pequeña espátula en su interior que permite sacar la cantidad de producto que necesitas. En invierno se solidifica por la temperatura, pero al aplicarlo en la piel se derrite con facilidad y se extiende sin ningún problema. Además el olor es fantástico, muy suave y duradero, sin la intensidad asfixiante de los desodorantes comerciales. Uno de los mejores productos que he probado jamás.

NOTA: Aunque el bote parezca pequeño, gracias a su sistema de aplicación es muy poca la cantidad que necesitas para que el producto haga perfectamente su función. Un frasco puede durar perfectamente 8-9 meses, así que sin duda, merece mucho la pena.

¿Dónde lo compro? Yo lo encuentro online, en la página de ComidaReal o en iHerb.

BONUSTRACK: Agua

Si, como lo lees, agua, de la que sale del grifo, sin trucos.

Me parece el principal elemento de higiene y el más efectivo, sin ningún tipo de elemento tóxico ni efecto secundario, barata y al alcance de todos. El agua es fantástica para limpiar la piel y el pelo sin necesidad de usar productos tan a menudo.

Desde hace algún tiempo decidí no usar productos de higiene todos los días y créeme, estoy exactamente igual de limpia, huelo genial y mi piel está en su mejor momento.

Ahora cuando me levanto por las mañanas solo lavo la piel del rostro con un buen chorro de agua fría para despertarme. Igualmente no uso champú cada vez que me lavo el pelo, ni jabón cada vez que me lavo el cuerpo, a veces me basta una ducha de agua calentita y un buen masaje por todo el cuerpo con una capa de aceite de almendras + algún aceite esencial.

Sencillo a más no poder y lo más efectivo que he probado, ¿cómo es esto posible después del dineral en potingues que me he gastado durante toda mi vida? ¿Será que nos venden que necesitamos mil productos para oler bien, estar limpias, hidratadas, nutridas y resplandecientes, pero que realmente es otro gran engaño de la industria para arrastrarnos a consumir sin pararnos a pensar lo que de verdad necesitamos?

 

Sed felices,

María

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *