LAZOS DE CALABACÍN CON IBÉRICOS

¡Bye bye Navidad! Mi ansiada rutina al fin llegó y yo taaaan feliz. Han sido 3 semanas muy intensas, con buena dosis de familia, de emociones y de ratos geniales… Pero sinceramente, ya estaba llegando el momento de necesitar paz, tranquilidad y organización en cantidades industriales.

Ha sido mi primera Navidad sin turrones, polvorones ni roscón. Realmente ha sido mi primera Navidad sin absolutamente nada de azúcar ni cereales de ningún tipo, así que eso significaba olvidarme de cualquier postre que estuviera encima de la mesa (a pesar de que ellos se empeñaban en hacerme ojitos…).

Hace justo un año decidí comenzar mi aventura “gluten-free” y desde entonces mi búsqueda de información sobre como mantener equilibradas mis hormonas a través de la alimentación y mi interés por mejorar mi salud, aumenta por días y casi por horas.

Ha sido un año de entender que las grasas saturadas también son necesarias para mantener unos niveles hormonales adecuados, que los carbohidratos en grandes cantidades no son imprescindibles, que la verdura debe ser la gran base de cualquier pirámide alimenticia y que no es necesario inflarte a cereales como un pollo de cría para gozar de buena energía.

Este año he cambiado los famosos pancakes de avena por huevos revueltos con jamón, o por salmón con espinacas, y por supuesto he cambiado mi vientre permanentemente inflamado por una agradable sensación de bienestar y ligereza.

La receta que traigo hoy recoge en gran medida los principios en los que baso mi alimentación y que están cambiándome la vida en muchos, muchísimos sentidos… Hidratos en forma de verduras, grasas de todo tipo, proteína de calidad y sabor del rico y del que te hace salivar mientras hueles lo que se cuece en la sartén.

Lazos de calabacín con ibéricos
Escribir un comentario
Imprimir
Ingredientes
  1. Para 1 persona
  2. · Un calabacín mediano
  3. · Un trozo de pechuga de pavo o pollo hervida (si es en caldo, mejor)
  4. · ¼ de cebolla mediana
  5. · 3-4 lonchas de panceta de cerdo ibérica
  6. · 6-7 lonchas de chorizo ibérico (sin lactosa, dextrosa o azúcar en sus ingredientes)
  7. · 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  8. · Perejil fresco
  9. · Sal marina
Instrucciones
  1. 1. Cortar en trozos pequeños la panceta y poner a fuego medio en una sartén o cazo.
  2. 2. Cuando empiece a tomar tono transparente, agregar la cebolla, el chorizo y la carne, que habremos desmechado previamente en hilos.
  3. 3. Una vez dorada la mezcla, añadimos el perejil fresco picado (importante que sea fresco y no seco para potenciar los sabores), damos un par de vueltas y reservamos.
  4. 4. Una vez hemos reservado la mezcla, agregamos el calabacín a la sartén, cortado en lazos y salpimentados. Sofreímos a fuego alto durante un par de minutos, servimos en un plato y ponemos dos cucharadas de aceite de oliva virgen para darles suavidad y textura.
  5. 5. Añadimos a los lazos de calabacín el sofrito de ibéricos.
  6. 6. ¡Buen provecho!
Notas
  1. Puedes utilizar cualquier utensilio para cortar el calabacín de esta forma, desde el aparato que muestro en la foto, a un pelaverduras o a cuchillo.
Maria Lunas http://marialunas.es/

En esta receta es MUY importante que el chorizo y la panceta sean de cerdo ibérico para obtener una grasa de calidad con una correcta proporción omega 3/omega6. Además debéis tener cuidado con los ingredientes y comprobar que no lleven ningún tipo de aditivos o azúcares innecesarios.

Desde luego que para un día de prisas o que tengas que llevar comida al trabajo, es una idea que está para chuparse los dedos.

Lo ideal es que acompañes con un par de huevos cocidos (o fritos si eres una rebelde como yo ;)) o un filete de pescado para conseguir mayor cantidad de proteínas. ¡Saciedad más que asegurada!

 

Sed felices,

María

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *