BOQUERONES EN VINAGRE

Cuando llega el verano nos encanta salir a tapear. Bueno, realmente nos encanta salir a tapear todo el año, pero en verano una mesa de tapas frías con un buen atardecer de fondo es bastante de agradecer. Una de mis tapas favoritas, junto a la ensaladilla, son los boquerones en vinagre ¡mmmmm!

En casa los comíamos bastante a menudo antes de que naciera Luna. Ahora me resulta bastante más jodido sacar el hueco que necesita el minucioso proceso de limpiar los boquerones y abrirlos delicadamente para no romperlos y que queden perfectos. Aún así intento buscar el momento al menos una vez al mes para dejarme preparada una buena fuente de este manjar.

La receta en sí es facilísima. Si consigues que te limpien los boquerones y te los dejen preparados tienes todo el trabajo hecho. A mi es una tarea que me relaja y hasta me parece entretenida: cosas raras que tiene una…

Aún así he recibido algunos mensajes preguntándome como los hacía yo para que no me quedaran pasados, duros o demasiado blandos. En casa siempre los hice de la manera que voy a explicar hoy y jamás salieron con mala textura, aunque eso sí, imprescindible que los boquerones estés muy muy frescos para que queden bien ricos.

¡Importante!: Acuérdate de congelarlos al menos 3-4 días para evitar anisakis.

Al no ir cocinados a altas temperaturas conservan perfectamente el omega-3 y son una excelente manera de subir nuestros niveles de este tipo de grasa, esencial para una buena salud. Nada de suplementos, ¡una buena fuente de boquerones en vinagre!

Yo voy a dejar la receta básica, pero la verdad que admiten un montón de variantes con mínimos detalles que le añadas: ralladura de naranja o limón, unas hojas d hierbabuena, unos granos de pimienta de Jamaica… Tú pones la imaginación. ¿Te animas a prepararlos?

Boquerones en vinagre
Escribir un comentario
Imprimir
Ingredientes
  1. - ½ kg de boquerones frescos (tiesos, con la piel brillante)
  2. - 300 ml de vinagre de vino blanco de buena calidad
  3. - 100-125 ml de agua muy fría
  4. - Sal marina
  5. - Aceite de oliva virgen extra
  6. - Ajo
  7. - Perejil
Instrucciones
  1. 1. Una vez congelados durante 3-4 días, descongelar en la nevera para mejor conservación de nutrientes. Si los congelaste ya limpios simplemente enjuágalos un poco con agua fría y colócalos en papel absorbente para quitar restos de agua. Si los congelaste sin limpiar, límpialos minuciosamente y una vez limpios enjuágalos para quitar restos de sangre.
  2. 2. Una vez secos, colócalos por capas en una fuente de vidrio (preferiblemente con tapa) y ve añadiendo un poco de sal a cada capa.
  3. 3. Diluye el vinagre en el agua fría y añádelo a los boquerones hasta que estén completamente sumergidos. Si te falta líquido vuelve a hacer una mezcla de vinagre/agua en proporción 3:1 aproximadamente.
  4. 4. Guarda en la nevera con la tapadera puesta durante unas 3 horas. Este tiempo es aproximado y variará en función del tamaño de los boquerones que uses. A mí me gusta que sean pequeños, así que en unas 3 horas suelen estar macerados y blancos. Lo ideal es que vayas echándole un vistazo para que no se te pasen y se ablanden más de la cuenta.
  5. 5. Una vez macerados escúrrelos muy bien y cúbrelos con aceite de oliva virgen extra. Añade el ajo y el perejil muy picados y rectifica de sal si lo crees necesario.
  6. 6. Para conservarlos simplemente pon la tapadera del recipiente y guárdalos en la nevera. Aguantan bien hasta 5-6 días, aunque en casa nos los comemos mucho antes ☺
  7. 7. ¡Buen provecho!
Maria Lunas http://marialunas.es/

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *