AYUDA A TU OVULACIÓN DE MANERA NATURAL

A raíz de mi post sobre la amenorrea (si no lo has leído te dejo aquí el link), algunas de vosotras me escribisteis para contarme vuestra interminable historia con los anticonceptivos y/o las reglas irregulares que llevabais tiempo acarreando. Me sorprende mucho que aún existan chicas que ni siquiera conozcan las fases de su ciclo menstrual y que no estén familiarizadas con los distintos estados que produce en el cuerpo femenino cada etapa del ciclo, especialmente la ovulación.

Si tienes ciclos largos o irregulares seguramente no sepas con exactitud cuando ovulas, quizá ni siquiera sepas que también existe la opción de que no ovules y que incluso existiendo menstruación, se dan casos de chicas que tienen ciclos completamente anovulatorios.

Lo primero que debes hacer si tienes ciclos irregulares es acudir a tu médico. Si eres una incrédula como yo que sabe de primera mano que la píldora no es la solución, puedes probar a coger cita con algún PNI especializado en problemas hormonales que te de las pautas necesarias para reconectar tus hormonas y buscar el origen del problema.

La mejor manera de comprobar si ovulas de la manera correcta es observar la forma en la que se expresa tu ciclo. Si tienes ciclos muy irregulares, ciclos largos de mas de 35-36 días o inexistencia de menstruación puedes sospechar de un desarreglo hormonal derivado del desequilibrio de diferentes hormonas: tiroideas, testosterona, prolactina, FSH, etc. Serán necesarios análisis en días específicos del ciclo para comprobar el funcionamiento de dichas hormonas y descartar problemas como la insuficiencia ovárica.

Puede que ahora tu ovulación no te preocupe demasiado, pero recuerda que cuando quieras quedar embarazada te será de gran ayuda conocer cada una de las señales que te manda tu organismo en el momento que ovulas para reconocer tu momento fértil.

Una vez que has estudiado tu ovulación y algún posible desequilibrio con la ayuda de un profesional hay muchas cosas que puedes hacer por mejorar y conseguir tener un ciclo equilibrado, normal y con una ovulación fantástica con su respectivo chute de energía, su flujo clara de huevo y su apetito sexual (te lo dice una que pensaba que jamás tendría unas hormonas en orden y que ahora nota cada síntoma ovulatorio de una manera clarísima).

FORMAS DE MEJORAR LA OVULACIÓN

Estarás aburrida ya de oírme decir lo mismo, pero ni que decir tiene que un estilo de vida y una alimentación saludable son requisitos indispensables para lograr que tu cuerpo funcione de una manera óptima. Será absolutamente necesario un correcto aporte de antioxidantes y nutrientes, y un equilibrio entre ellos para que el cuerpo active el sistema reproductivo desde el primer escalón.

Una alimentación sana, equilibrada, libre de ultraprocesados, libre de animales hormonados y basada en comida real y en carnes de animales criados en libertad es la manera más respetuosa con tu cuerpo de conseguir tener un ciclo correcto. Si piensas que comes sano pero aún así tienes ciclos irregulares, largos, muy dolorosos o inexistentes, algo no está funcionando bien. Haz los ajustes que creas necesarios hasta que des con la fórmula que a tu cuerpo le funciona.

Además, un estilo de vida saludable no solo debe incluir movimiento diario, también debe permitirte descansar lo suficiente, dormir al menos 7 horas y sacar un mínimo de 15 minutos al día para meditar y callar a la cabra loca que tenemos por mente y que nos taladra los sesos desde el momento en que abrimos el ojo.

Lo sé, nada nuevo que no sepas, pero es que hasta que no sigas una dieta óptima para ti (no siempre la dieta que seguimos es la óptima para nuestro organismo, hay que investigar y probar hasta dar con la adecuada), no descanses lo suficiente, no dejes de exponer al cuerpo a altos niveles de estrés y no bebas al menos dos litros de agua al día, no creo que vayas a notar mucha mejora.

Una vez has cubierto todos esos frentes entonces puedes prestar más atención a algunos nutrientes determinados que son bastante efectivos y que pueden ayudarte a conseguir la ovulación. Pero sinceramente, preocuparte de determinados micronutrientes cuando el resto de patas de tu banco están tambaleándose es una gran pérdida de tiempo y sobre todo de energía.

Estos son algunos de los nutrientes que pueden ayudarte a ovular:

  1. Omega 3: Mi preferido y más efectivo, el proveniente de los boquerones, las sardinas y el pescado azul pequeño por su menor contenido en mercurio. El DHA te hará lograr un equilibrio correcto con respecto a las grasas omega 6 que te ayudará a alcanzar un balance hormonal que facilite tu ovulación.
  2. Vitamina E: Llamada en algunos lugares “la vitamina de la fertilidad” por ser una vitamina imprescindible para tus hormonas sexuales. La encuentras en almendras, avellanas, pipas de girasol, pistachos, aguacates, aceite de oliva en crudo… Grasas todas, ¿casualidad? La naturaleza es sabia y yo cada día confío más en ella, come grasas sin miedo, y recuerda que la saturada también es ESTRICTAMENTE necesaria para que tus hormonas funcionen bien.
  3. Vitamina D3: En este post entro en mucho más detalle sobre ella, pero resumiendo mucho, te aconsejo que te pongas al sol un mínimo de 30 minutos al día. El problema es que no todos los meses inciden los rayos de sol de la misma forma y a menudo es recomendable suplementar para evitar el déficit de esta vitamina completamente necesaria para lograr una correcta ovulación.+
  4. Vitamina C: La vitamina C en dosis altas (en torno a los 500 mg o 1 gr) ayuda a promover la producción de las hormonas reproductivas. La encuentras en alimentos como los cítricos, los kiwis, las fresas, los pimientos, el tomate, el brócoli, las patatas y en general en la mayoría de alimentos vegetales. El problema es que lograr esas cantidades suele ser difícil. En este caso, suplementar puede ser una buena opción.
  5. Vitaminas del grupo B: Todas las vitaminas del grupo B son esenciales para que tus hormonas sexuales funcionen y te hagan ovular. Tienen la capacidad de balancear la cantidad de estrógenos y progesterona y aumenta la calidad de tus óvulos. Presta especial atención a las vitaminas B1, B6, B9 y B12.
  6. Zinc, magnesio y hierro: Tres de los cuatro oligoelementos esenciales. Gracias a ellos nuestro organismo se mantiene en equilibrio para que cada función se lleve a cabo de la manera adecuada. Se ha comprobado que el zinc interviene en el correcto funcionamiento de los ovarios, que un déficit de magnesio puede generar ciclos anovulatorios y que unos niveles correctos de hierro reducen el riesgo de infertilidad por problemas de ovulación.

Suplementar es una ayuda que puede ser de gran utilidad, pero no olvides que la mejor manera de absorber los nutrientes es consumirlos directamente de los alimentos. Sobre todo no pierdas la visión global, céntrate en lo que de verdad importa y no le prestes mucha atención a los micronutrientes si aún no controlas lo básico:

– Primer paso ultremeganecesario, elimina los carbohidratos simples provenientes del azúcar (recuerda que la panela o el azúcar moreno siguen siendo la misma porquería), las harinas y todos los cereales refinados, especialmente el trigo, incluidas pastas, pan blanco, galletas o bollería industrial. Una vez conseguido esto empieza a hacer mejoras poco a poco, pero que dejes de consumir este tipo de productos es primordial para gozar de una buena salud, no solo hormonal.

– No consumas productos light. Suelen contener azúcares o edulcorantes perjudiciales para tu salud y hacen que tu saciedad se atrofie. Consume los alimentos en su forma natural y primitiva, con la grasa que traen de manera natural. Recuerda que la grasa mala es aquella grasa que ha sido modificada como las grasas hidrogenadas o trans, presentes en los alimentos ultraprocesados.

– Si te gusta la soja cómela SIEMPRE ecológica, no transgénica y en sus versiones fermentadas. Olvídate por un tiempo de los sustitutos de carne a base de soja, son procesados al igual que las salchichas de carne y le hacen flaco favor a tus hormonas.

– Prohibidos el alcohol y el tabaco, son puro veneno que directamente pueden dejarte estéril. Poco más que añadir.

– Elimina la cafeína o limita su consumo, muchas veces un alto nivel de cortisol puede interferir en tu ciclo menstruar. Prueba a eliminar cualquier estimulante que te acelere y pásate al café descafeinado o las infusiones.

– Controla tu peso, tanto si tienes sobrepeso como si tienes un porcentaje bajo de grasa debes alcanzar un peso idóneo según tu edad, altura y condición física. Aunque te veas estupenda con tu bajo peso y tus abdominales, esto no ayuda en absoluto a tu fertilidad. Mi regla está más puntual que nunca y mis ovulaciones en pleno auge desde que cogí unos kilos, ¿y sabes qué? Mi felicidad TAMBIÉN.

– Haz deporte pero sin llevarte al límite. El estrés que el ejercicio intenso genera en tu cuerpo puede hacer que tus hormonas reproductivas dejen de funcionar correctamente, pudiendo incluso provocar que tu cuerpo no ovule de la forma adecuada. Ejercítate de forma moderada y siempre, siempre que tu cuerpo te pida parar, óyelo y dale un respiro.

Son cosas sencillas y que puedes empezar a poner en práctica hoy mismo. Que te quede claro que para tener ciclos regulares no hace falta beber pis de unicornio del Himalaya, de hecho lo normal y lo natural es ovular, es tener regla, es menstruar, es sangrar y es sentirnos mujeres una vez al mes. Que no te engañen ¡toma las riendas de tus hormonas!

 

Sed felices,

María

 

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *