AMENORREA HIPOTALÁMICA: 10 CONSEJOS PARA AYUDAR A QUE TU REGLA VUELVA

¡Qué bonito es ser mujer! Y no, no lo digo con el típico tono irónico que usan en los anuncios de tampones, lo digo porque lo siento y porque me parece increíblemente colorido y precioso ser mujer (incluso cuando tengo la regla).

Para mí, tener la regla no supone un tostón fastidioso. Es más, me siento genial cuando mi menstruación llega y me recuerda lo cíclica y lo desigual que soy a lo largo del mes.

Menstruar es el símbolo más primario y natural que tenemos las mujeres. Es un signo absolutamente esencial que nos avisa de que todo va bien en nuestro cuerpo. Pero, ¿qué pasa cuando la regla no llega? ¿Cuál es el motivo? ¿Qué está fallando?

IMPORTANTE: Lo primerísimo de todo es acudir al ginecólogo para descartar cualquier tipo de patología causante de la amenorrea existente. Es primordial conocer nuestro estado hormonal mediante una analítica adecuada y las pruebas correspondientes antes de hacer cualquier diagnóstico por nuestra cuenta.

ASÍ FUNCIONA TU CICLO

Mediante las hormonas correspondientes, los encargados directores de tu ciclo son el hipotálamo, la glándula pituitaria y los ovarios. Entre ellos surge el maravilloso proceso que diseñará el estado de tu menstruación. Me lo imagino como una gran orquesta, con cientos de músicos, cada uno con su papel único y esencial. En el momento en el que uno falla, la pieza se acaba fastidiando.

El hipotálamo a través de la hormona GnRH, es el que incita a la hipófisis o glándula pituitaria a liberar FSH y LH, hormonas foliculoestimulante y luteinizante respectivamente. Estas hormonas serán recibidas por los ovarios, que responderán segregando estrógeno, estradiol y progesterona. Son las llamadas hormonas sexuales femeninas, y son las encargadas del complejo proceso que se hornea en nuestro cuerpo cada mes.

Cada fase de tu ciclo tendrá una fluctuación diferente de estas hormonas y serán las responsables de cómo te sientes desde que abres el ojo hasta que te vas a dormir. Dichas fases tendrán unos tiempos diferentes en función de cada mujer, pero lo natural son ciclos en torno a los 28 días.

Fase menstrual: El inicio de tu ciclo es el primer día de tu fase menstrual. El periodo dura entre 3 y 7 días, con diferentes cantidades de sangrado dependiendo de cada mujer. Esta sangre se desprende del revestimiento de tu útero hasta salir por el orificio vaginal.

En esta fase la progesterona baja y los estrógenos aumentan. Suele ser la etapa donde comienza el alivio del síndrome premenstrual y la libido sexual aumenta. Muchas mujeres se encuentran cansadas y fatigadas durante la menstruación, por lo que lo recomendable es aminorar el ritmo, disminuir el ejercicios físico y descansar cuando el cuerpo lo pida.

No hay nada peor que tener una mente sorda a lo que el cuerpo nos dice.

Fase folicular y ovulación: Una vez acaba el sangrado los niveles de estradiol comienzan a subir, haciendo que en tus ovarios crezcan folículos que contienen óvulos. Cuando llega el día 14, uno de éstos folículos se habrá desarrollado y tu útero estará listo para recibir un óvulo fertilizado.

En esta fase tu cuerpo se prepara para su momento fértil, tu pelo y tu piel se vuelven brillantes y tu te sientes mejor que nunca. Solemos sentirnos sexys y llenas de energía.

Fase lútea: Después de que el óvulo ha sido liberado del folículo, viaja por la trompa de Falopio hacia el útero. En este camino es donde el espermatozoide puede alcanzarlo. Si el óvulo no está fertilizado los niveles de hormonas comenzarán a bajar alrededor del día 25 del ciclo. El útero se empieza a preparar para desprenderse de sus paredes y acabar el ciclo.

Aquí empiezan los cambios de humor provocados por el síndrome premenstrual. Es probable que sientas que tus niveles de energía bajan, que te sientas más triste de lo común y que tu humor no sea el mejor del mes.

Nada sencillo ¿verdad? Nuestro ciclo es el claro ejemplo de la complejidad que rodea al sexo femenino.

LA MUJER Y LA EVOLUCIÓN

Somos el sexo más especial, de eso no hay duda. Estamos diseñadas para algo tan increíblemente extraordinario como crear una vida dentro de nosotras. El cuerpo no escatima cuando tiene una función tan importante como esta, es obvio ¿no? La grasa es parte inherente a la mujer. No podemos deshacernos de ella tan fácilmente y tampoco lo necesitamos realmente.

Ahí reside el peligro de esta moda tan dañina del “cuerpo 10 ultra fitness con abdominales como piedras”.

Y siento ser tan tajante, pero no, esa no es nuestra naturaleza. Sé lo engañosa que es la motivación que lleva a muchas chicas a comer (muy) por debajo de sus requerimientos y a entrenar con niveles de gasolina deficientes. Bajo estas condiciones, cada vez más son las chicas que se encuentran con ciclos desajustados y hormonas dañadas.

Pensándolo en frío, es normal. Es completamente normal. Si el cuerpo femenino está diseñado para funcionar bajo unos niveles mínimos de grasa corporal, y nosotras nos empeñamos en alcanzar porcentajes cada vez más bajos y puntos de estrés cada vez más altos, llega un punto en el que ni tu cuerpo, ni tú funcionáis correctamente.

Perder grasa, comer poco y entrenar como bestias, es un verdadero cóctel molotov. Es así de simple por mucho que nos gusten esos abdominales marcados de las chicas que vemos en instagram. Que no te engañen los estereotipos… Al final, ese maravilloso cóctel molotov con bordecito edulcorado y palmerita de papel hace que tu cerebro interprete lo dura que se está poniendo la cosa y decide parar el proceso de procreación. Al fin y al cabo la supervivencia no está asegurada, ¿para qué iba a gastar energía en un proceso tan complejo como es la menstruación? Aquí es donde nace la amenorrea hipotalámica y sus posteriores problemas.

Evidentemente, cada mujer tiene un punto de inflexión en el estado de su ciclo. Hay chicas que tienen periodo incluso en estados de desnutrición agudos; al igual, hay chicas que al mínimo cambio ven resentido tu sistema hormonal.

Lo que está claro es que esta moda de no tener regla a cambio de un abdomen plano, NO ES SANO y va a traer muchos problemas a las chicas que lo ven como normal.

¿QUÉ PUEDO HACER PARA RECUPERAR MI PERIODO?

  1. OLVÍDATE DE TU PESO

Si estás sin regla y quieres recuperarla es esencial que tu estado físico deje de obsesionarte. Por enésima vez, cada cuerpo es un mundo, y cada mujer tiene un peso en el que su organismo se encuentra en equilibrio y en paz.

No puedo decirte cuanto peso debes ganar para recuperar tu menstruación, pero es posible que si llevas muchos meses a dieta estricta y sobreentrenando necesites recuperar parte de tu porcentaje de grasa perdido. No le tengas miedo a los kilos que tienes que recuperar, son los que van a hacer que tu cuerpo vuelva a recuperar su fertilidad y eso amiga, es más importante que el número que diga tu báscula.

  1. COME, COME MUCHO

Seguramente llevas bastante tiempo comiendo por debajo de tus necesidades. La solución aquí es fácil: ¡COME MÁS! Pierde el miedo a la comida, pierde el miedo a comer. Se que esta sociedad invita a no hacerlo y a vivir inmersa en dietas de mierda, pero una dieta que no cubra lo que gastas en un día, dificilmente hará que recuperes tu regla.

No me gusta hablar de números, pero asegúrate de consumir un mínimo de 2000 calorías al día, 2500 si haces algún tipo de ejercicio. Menos calorías durante mucho tiempo, puede acabar acarreándote problemas más graves que la amenorrea.

  1. NUNCA TE QUEDES CON HAMBRE

Ay, cuanto daño han hecho esos platos adornados con dos trozos de brócoli y un puñadito de arroz con pollo hervido… Chica, de verdad, pasar hambre no es sano, no es saludable, no te hará estar prieta ni tener esos músculos tonificados que no paran de meternos por los ojos.

Levántate de la mesa cuando te sientas saciada y cómoda, cuando sientas que has comido bien y que estás satisfecha, sin sentirte mal, obviamente. Si haces esto, tu cuerpo irá adaptándose a la cantidad que necesita y es una manera óptima de que tu cuerpo se regule por si mismo a nivel hormonal. Si tienes hambre come, el cuerpo es sabio, lleva cientos de años haciéndolo bien.

  1. NO TE SALTES EL DESAYUNO

A pesar de la última moda del ayuno intermitente, si sufres de amenorrea, no te aconsejo en absoluto que lo practiques. Es cierto que el ayuno tiene infinidad de beneficios para la salud cuando se goza de un sistema hormonal balanceado, pero en caso de desbalances, es una forma innecesaria de añadir estrés al cuerpo. Recuerda que escucharte a ti misma es la regla básica para que todo lo demás funcione.

  1. COME MÁS DE 3 VECES AL DÍA SI LO NECESITAS

En mi último post hablaba de los beneficios que me ha supuesto reducir mis comidas a 3 en el día (aquí). En este caso y si así lo sientes, puedes hacer las comidas que mejor te hagan sentir a lo largo de la jornada. Pasar hambre no es una opción cuando la regla no baja, así que aumenta tus ingestas a 4-5 si notas hambre a media mañana o media tarde. Es buena idea incluso que comas algo de alto valor nutricional justo antes de dormir, un puñado de frutos secos por ejemplo.

  1. COME GRASAS SIN MIEDO

Y como no, las joyas de la corona para que tus hormonas funcionen a la perfección. Ya lo he dicho un millón de veces. Las grasas son tus amigas, son las responsables de que las hormonas lleguen donde tienen que llegar y funcionen como tienen que funcionar.

Cada vez que veo como hay chicas que aliñan su ensalada contando al milímetro con una microcucharita la cantidad de aceite de oliva que añaden, me entran los siete males ¡no hagas lo mismo! Debes consumir una porción como mínimo en cada comida: aceite de oliva virgen extra, aceite de coco, aguacate, manteca de cerdo o panceta de buena calidad, frutos secos, aceitunas… Son fuentes fantásticas de grasa que van a ayudarte a restaurar tu sistema.

  1. Y POR SUPUESTO, COME CARBOHIDRATOS SIN MIEDO

No es aconsejable llevar una dieta low-carb si tu regla no aparece. Tu cuerpo necesita energía para sentirse cómodo cuando las hormonas no se encuentran en su estado álgido.

Los carbohidratos harán que tu hormona tiroidea funcione correctamente, y esta a su vez ayudará al resto del organismo a equilibrarse. Si solo consumes carbohidrato en el desayuno, te aconsejo que comiences agregando una porción también en el almuerzo y la merienda; una vez te acostumbres a consumirlos, puedes agregar otra porción en la cena. Consúmelos sin miedo, sintiéndote cómoda y asegurándote de ingerir la cantidad mínima en función de tu actividad diaria, pero no los elimines o los reduzcas a una sola comida.

  1. HAZ MENOS EJERCICIO Y OLVIDA EL CARDIO

Esta regla es fundamental. Se que te costará bajar el ritmo, o incluso parar, pero es absolutamente necesario. Aunque te sientas con energía y tu mente te obligue a hacerlo, prueba a cambiar el ejercicio de alto impacto o las largas sesiones de cardio por sesiones de yoga, estiramientos o meditación.

Tu cuerpo necesita calma, paz y bajos niveles de cortisol (hormona encargada de ponerte en alerta). No pasa nada por darle al pause. A veces no nos damos cuenta del estado de estrés al que nos puede estar sometiendo el simple hecho de entrenar 5 días en semana llueve o truene. Así que date un respiro del tiempo que sea necesario para que tu cuerpo resetee los niveles de energía.

  1. DUERME UN MÍNIMO DE 8 HORAS AL DÍA

Si tienes que levantarte temprano por estudios o trabajo procura acostarte una hora antes. Dormir es el momento en el que nuestro cuerpo, nuestras células y hasta nuestros pensamientos se restauran. Si te cuesta coger el sueño aquí tengo un post donde te doy algunas pautas para ayudarte.

  1. APRENDE A GESTIONAR TU ESTRÉS

No te tomes la vida tan en serio. Relájate y respira. El estrés continuo es capaz de llevarnos a estados ansiosos que nos desbarajustan hasta el último chakra. Sentirte estresada por tener un culo tonificado o una barriga planísima no tiene sentido. Un buen comienzo es repetirte cada mañana lo bella que eres así, sin necesidad de matarte en el gimnasio cada día y sin necesidad de dietas constantes que te hacen entrar en bucle de obsesión y malestar con quien realmente eres.

 

Simple. No he descubierto la pólvora con estas claves básicas, pero a veces es necesario recordar lo esencial que es mantener un sistema hormonal sano con actos tan cotidianos como vivir sin presiones ni restricciones innecesarias.

Por desgracia estamos viviendo una época en la que el físico es objeto de nuevas formas de negocio que están afectando a la salud física y psíquica de muchas mujeres. A las empresas les importa un pimiento que tu tengas o no tengas regla, lo que les interesa es ganar pasta a costa de lo que sea.

Mantenerse sana y ejercitarse es esencial. Soy fiel defensora del deporte y la comida sana en todas sus vertientes, pero sin superar umbrales que nos alejen del objetivo primordial: Mantener la salud intacta y sentirnos felices con lo que somos.

 

Feliz menstruación,

María

También puede interesarte...

2 comentarios

  1. Gracias…. Me ha encantado como lo explicas.
    Tengo amenorrea ya hace bastante y no hay forma de que vuelva a mi estado natural. Se que la culpa puede que sea mia por que aunque me quiero curar el miedo a engordar no me deja centrarme en ello.
    Lo peor es que me rodeo de gente que esta siempre a dieta y hablan de no engordar y de ir al gimnasio etc.
    Me hacen sentirme mal cada vez que intento comerme un pastel con ellos, o dejar el ejercicio por un tiempo.
    Espero no haberte dado el toston y si me curo alguna vez te lo haré saber por que tu habras puesto un granito de arena para conseguirlo.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *