ALBÓNDIGAS EN SALSA DE TOMATE

Últimamente mis ganas de comer son inversamente proporcionales a mis ganas de cocinar… Tal cual. La recta final del embarazo está aumentando considerablemente mi apetito, mi pereza y mis ganas de pasarme el día en el sofá con las piernas en alto. Peeeeeero como comer hay que comer (y tú ya sabes que a mi no me gusta comer aburrido), tengo que ingeniármelas para que, sin innovar mucho y sin pasarme horas en la cocina, salgan platos deliciosos como esta versión sanísima de las clásicas albóndigas con tomate.

Como te digo, en este estado de pereza en el que me encuentro, lo fácil sería freír unas bolas de carne y añadirle un bote de tomate por encima, pero no te voy a engañar, una cosa es que me encuentre con el “modo perezoso” activado y otra muy diferente que me conforme con cualquier cosa… ¡Que hacer un refrito es muy fácil jolín!

Es una receta súper sana, muy sabrosona, de estas que cuando te acabas el plato dices “mmmm… Vaya ¡pues si que estaba bueno el invento!” 😉 Y aunque el invento no tenga mucho misterio, te aseguro que si te animas a probarlas ya no vas a volver a conformarte con cualquier versión de las famosas albóndigas con tomate.

Por cierto, aquí tienes otra receta facilííííísima de albóndigas en salsa con manzana y limón ¡mis favoritas!

Como te he dicho en varias ocasiones, puedes personalizar la versión que te propongo cambiando el tipo de carne o incluso añadiendo otras verduras al sofrito para enriquecer, pero desde ya te digo que a esta receta no le hace falta mucho cambio para que te quede ultra deliciosa y apetecible.

Además si tienes peques en casa a los que les cueste comer verduras, es una opción perfecta para que las coman sin darse cuenta, de hecho van a ponerte un monumento en cuanto prueben esta salsita. Anímate a probarla y cuéntame que te parece, ¡allá va!

Albóndigas en salsa de tomate
Escribir un comentario
Imprimir
Ingredientes
  1. - ½ kg de carne picada de cerdo (o la que prefieras)
  2. - 1 huevo
  3. - Almidón de yuca (o cualquier harina que uses)
  4. - 1 cebolla
  5. - 4 zanahorias
  6. - ½ pimiento rojo
  7. - 2 vasos de salsa de tomate
  8. - 2 cucharadas soperas de carne de pimiento choricero
  9. - 3-4 cucharadas soperas de salsa tamari o salsa de soja sin gluten
  10. - Aceite de oliva virgen extra
  11. - Sal marina al gusto
  12. - Pimienta negra
  13. - Cebolla en polvo
  14. - Tomillo seco
Instrucciones
  1. 1. Prepara la carne, preferiblemente unas horas antes de cocinarla. Para ello pon en un bol la carne picada, el huevo crudo, la sal, la pimienta, la cebolla en polvo, el tomillo y, opcional, un diente de ajo bien machacado. Mezcla todo muy bien para integrar sabores.
  2. 2. Una vez lista la masa haz bolitas del tamaño que más te guste. Pásalas por almidón de yuca y en lugar de freírlas puedes hacerlas al horno durante unos 35-40 minutos a 180º ¡quedan igual de ricas y jugosas!
  3. 3. Para la salsa, pon a sofreír en una olla con un fondo de aceite de oliva, la cebolla, las zanahorias y el pimiento rojo.
  4. 4. Una vez pochado el sofrito, retira del fuego y, en la misma olla, bátelo para obtener una salsa sin grumos.
  5. 5. Vuelve a colocar la olla a fuego medio y añade la salsa de tomate, la carne de pimiento choricero y la salsa tamari. Remueve bien para integrar bien los ingredientes.
  6. 6. Agrega a la salsa las albóndigas ya horneadas, imprégnalas bien en la salsa y añade medio vaso de agua. Remueve y deja cocinar durante 30 minutos a fuego medio.
  7. 7. Acompaña con unos espaguetis de arroz, unas patatas fritas o un poco de arroz cocido… Elijas lo que elijas, disfruta de esta salsita orgásmica 😉
Maria Lunas http://marialunas.es/

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *